Denuncian la utilización de casetas de obras en Zahora para dar clases

  • Doce niños de 5 años ocupan uno de esos pequeños recintos en un colegio donde más del 80 por ciento de los alumnos reciben enseñanza en aulas prefabricadas

Comentarios 1

Padres del colegio público rural La Almenara de Zahora, en Barbate, mostraron sus quejas a este periódico por las condiciones escolares de sus hijos, que ocupan dependencias prefabricadas y hasta incluso casetas de obras, una de ellas acondicionada para niños de Infantil de cinco años de edad y la otra como sala "multiusos" con ordenadores.

La dirección del centro educativo reconoció que se trata de instalaciones semejantes a las que utilizan los obreros como vestuario, pero con la diferencia de que las dos casetas que hay en el colegio están bien equipadas con material escolar y, además, disponen de aire acondicionado. Pese a ello, algunos padres expresaron su disconformidad por este tipo de dependencias escolares y que se haya recurrido a esta solución provisional a un problema que se antoja que irá para largo en espera de la construcción de un nuevo colegio.

Lo cierto es que el colegio público La Almenara posee cinco módulos y tan sólo uno de ellos es una edificación con paredes de ladrillo. Los otros cuatro se han levantado con material prefabricado que alberga a 75 escolares de los 90 que tiene el centro. Es decir, más del 80 por ciento del alumnado recibe enseñanza en aulas prefabricadas.

El alcalde de Barbate, Rafael Quirós, avanzaba que el Ayuntamiento ya ha llegado a un acuerdo con una familia de Zahora para que se pueda ceder a la Junta de Andalucía una parcela de 4.000 metros cuadrados que se sitúa a unos 300 metros del hostal Alhambra, donde se contempla la construcción de un centro educativo que haga olvidar la situación que padecen los alumnos del colegio que existe en esta barriada rural barbateña.

Quirós expresaba que "nosotros desde el primer día dijimos que los chiquillos no pueden estar en esas condiciones, unas condiciones lamentables, en casetas de obras, en módulos que se llaman, pero que ahí no pueden estar los niños de Zahora".

Desde el Ayuntamiento se "está estudiando la segregación de la parcela, algo que está acordado con su propietario, y va por buen camino", según apuntó Quirós, quien matizó que se valorará dichos terrenos y se estudiará el tipo de tratamiento que se aplicará, aunque todo indica que se hará una permuta con otros terrenos de titularidad municipal, "lo que sea más rápido para que Educación tenga el proyecto lo antes posible y se comience su construcción lo antes posible", dijo el alcalde.

Estos terrenos catalogados actualmente como rústicos y proindivisos pretenden ser segregados por interés público, "ya que no hay algo más social que hacer un colegio, aunque faltan todavía algunos pasos que no podemos obviar".

Según apuntó la primera autoridad local, hace escasos días el Ayuntamiento de Barbate habló con responsables de Educación para intentar solventar un problema suscitado con la instalación de una torre de telefonía móvil existente en dicha parcela y que se pretende desmontar.

La intención municipal, según dijo su alcalde es "hacer un colegio nuevo y aprovechar el antiguo para hacer un Centro de Salud, un centro de reuniones y un centro cultural para la gente de esa pedanía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios