Delphi pide a la jueza la venta de la maquinaria de Puerto Real

Comentarios 0

Delphi Automotive Systems España (DASE), responsable de la factoría de Puerto Real, ha solicitado a la titular del Juzgado de lo Mercantil de Cádiz, Nuria Orellana, que instruye el proceso concursal, una autorización judicial para proceder a "la venta de equipos industriales" de la antigua planta de Delphi en Puerto Real.

La solicitud, a la que tuvo acceso Europa Press, data del pasado día 12 de noviembre y en ella, los representantes legales de DASE apelan a los artículos 43 y 188 de la Ley Concursal para solicitar dicha autorización.

Asimismo, expuso que Delphi recibió recientemente "distintas ofertas de compra de determinada maquinaria" del centro de Puerto Real y concretó que una de estas ofertas se refiere a "equipos correspondientes a la actividad de Chasis" por "1.420.000 euros", que se realizó el pasado 19 de septiembre, y otra oferta que data del 30 de octubre para la venta de equipos correspondientes a la división de "Steering" por valor de "2.903.585 euros".

En este sentido, explicó que, ante el "sumo interés" de la oferta (en relación a los equipos de Chasis), se puso en conocimiento de los administradores concursales que "dieron su conformidad" y se remitió una carta a la Junta de Andalucía con fecha de 4 de octubre solicitando su visto bueno para llevar a cabo la operación de venta.

Fuentes de la Junta de Andalucía sospechan que es la propia compañía Delphi la que estaría detrás de esta operación. El objetivo sería adquirir la maquinaria que no se utilizará en futuros proyectos para poder usarla en otras plantas como la de Polonia o la de Marruecos.

Sin embargo, la administración autonómica se mostró ayer "desfavorable" a la venta de equipos industriales de la multinacional Delphi Automotive Systems España (DASE). Fuentes de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) indicaron ayer que la Junta se ha limitado a realizar "una petición de anticipación parcial de activos", ante la tardanza del proceso, "para acelerar la utilización de la zona", liberando la maquinaria que no iba a ser utilizada de ciertas zonas.

Igualmente, matizaron que a la agencia "no le corresponde aceptar o rechazar la venta", ya que es competencia de los administradores concursales, y ratificaron los compromisos adquiridos en el acuerdo del 4 de julio de 2007.

Así, Delphi pidió a la autoridad judicial que la autorización para la venta "no abarque sólo Chasis y Steering", sino a "la venta de la totalidad de la maquinaria de DASE". En este sentido, indicó que incluso están planteando contratar los servicios de The Banford Group, especializada en la venta de equipos industriales.

El procedimiento de venta desarrollado por este grupo se realizaría a través de una subasta que "garantiza la participación de cualquier entidad interesada", obteniendo unos precios "adecuados y ajustados al mercado" y el juzgado "sería informado de cada operación" en el proceso de venta. En esta línea, el escrito argumenta el "uso limitado" de los equipos objetos de la oferta a actividades de soldadura y análisis metalúrgico, que "objetivamente constituyen máquinas no útiles para los proyectos de reindustrialización de la zona".

Además, subrayó que todos los equipos permanecen parados desde abril "sin ningún tipo de mantenimiento ni conservación", provocando su "continuo deterioro y desgaste" con una "rápida depreciación de su valor". Por ello, consideró la venta como "la mejor oportunidad" para conservar el valor de los mismos y "poder cumplir con la íntegra satisfacción de los créditos incluidos en la masa masiva en interés del concurso". Por otro lado, DASE justificó la "compatibilidad" de la venta de los activos con el acuerdo del 4 de julio que implicaba la cesión de suelos, instalaciones, maquinaria y activos fijos y materiales que fuesen de su propiedad, estuviesen ubicados en la planta de Puerto Real, apareciesen en el informe de la Junta de Andalucía y que "sean necesarios para el desarrollo futuro de cualesquiera actividades industriales que permitan la continuidad de la actividad industrial en proyectos empresariales con garantía de futuro". Finalmente, añadió que la transmisión de los activos exige el cumplimiento previo del convenio con los acreedores y la venta "conllevará el incremento de los recursos económicos de DASE".

Preguntado al respecto por este periódico, el viceconsejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Agustín Barberá, aseguró no tener conocimiento de estos extremos. Sí quiso insistir en que una de las cláusulas del acuerdo otorgaba un plazo de cinco meses para el pago a los acreedores. "Ese plazo acaba en diciembre pero es flexible y está todo previsto".

Al respecto, Agustín Barberá recordó que la instalación de Ficosa y Alcor está prevista en la superficie que ocupaba Delphi en Puerto Real, "pero si al final se retrasa, igual hay que buscar un lugar alternativo".

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios