Declara en el Juzgado de Sanlúcar la vecina que oyó pedir auxilio al muerto en la bañera

  • Se trata de la misma mujer a la que la viuda de Manuel fue a ver antes de hallar su cadáver

Ayer fue citada para prestar declaración en el Juzgado de Instrucción Número 4 de Sanlúcar, al cargo del extraño crimen acaecido en el domicilio de la calle Descalzas, la vecina que relató a la Policía que escuchó cómo la víctima, Manuel Gil Palacios, pedía auxilio. Se da la circunstancia de que esta vecina es la misma mujer a la que la viuda de Manuel y única imputada de momento por la posible autoría del asesinato, Caridad M.C., de 50 años, dijo que fue a visitar porque ella le había dicho a su marido que quería verla. Y que, al volver a su casa, halló a Manuel muerto, desangrado en la bañera, que estaba vacía, cubierto de sangre y con un cuchillo y unas tijeras de pescado clavados en su cuerpo.

Su testimonio parece ser clave para el esclarecimiento de este asesinato que ha conmocionado a a la localidad.

Como ya avanzó este diario, la cronología de los hechos que hasta ahora han trascendido y que sucedieron en la tarde noche del pasado miércoles, 9 de enero, sería, de manera más o menos aproximada, de este modo: A las ocho de la tarde, la vecina oye los gritos de auxilio. A las 8, 30, Caridad sale de su casa, a comprar pan al bar de la esquina, y luego a la casa de la vecina (las dos cosas, a petición de su marido, según ha relatado), donde se bebe un vaso de agua porque cuenta que le ha dado una bajada de azúcar. A las nueve menos diez pasadas, entra en su casa y halla a su marido muerto en la bañera. Le saca las armas del cuerpo (con las que recibió 68 puñaladas) para intentar reanimarlo y sale al descansillo, pidiendo ayuda a los vecinos porque su marido se ha suicidado. Éstos llaman al 112 a las nueve menos cinco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios