Culmina el diseño de Las Aletas

  • La publicación en el Boja del proyecto final del parque empresarial abre el camino a la urbanización con una novedad que agilizará la llegada de empresas: el Consorcio, y no la Consejería, dará las licencias de obras

En 1995 era una idea en la cabeza de unos pocos que dieron en llamarla "polígono de Las Aletas". Desde ayer, trece años después, es ya una realidad. El Plan Especial de ordenación del parque empresarial de Las Aletas ha superado el último paso de su tramitación con la publicación en el Boja de la aprobación definitiva. El planeamiento final recoge escasas diferencias con el inicial que salió a exposición pública hace seis meses, pero una de ellas es de gran relevancia porque reducirá la burocracia y acelerará la instalación de empresas: la Consejería de Obras Públicas ha delegado en el propio consorcio de Las Aletas -formado por la Junta y el Gobierno- la competencia de aprobar los proyectos de urbanización y edificación que se promuevan en el parque, de forma que no será necesario, salvo excepciones, que pasen por la Dirección General de Urbanismo, como es preceptivo.

El resto del plan sigue las grandes directrices que inspiraron la reserva especial de este suelo que hizo el Ministerio de Medio Ambiente -que sigue siendo el propietario- a favor del Ministerio de Economía y Hacienda. El parque ocupará una superficie total de 527 hectáreas divididas en cuatro áreas, de las que tres serán productivas y se caracterizarán por tener un diseño sostenible de bajo aprovechamiento y grandes viales (sólo el 45% del terreno albergará propiamente actividades). La cuarta zona, de 120 hectáreas, se dedicará exclusivamente a investigación ambiental orientada a regenerar la marisma.

En las 407 hectáreas productivas, el uso predominante será el logístico-intermodal, que ocupará el 30% del suelo, y tendrá un eje central: una terminal intermodal y un acceso directo desde la autovía CA-32 (Puerto Real-El Puerto) que permitirán conectar esta zona directamente con el ferrocarril y la carretera. La actividad principal será el almacenamiento y distribución de mercancías, así como "industrias no contaminantes de última generación" dedicadas a la transformación, producción o procesado de materias primas, así como el sector del automóvil en general. Será el punto de movimiento de grandes contenedores -ligado al tráfico portuario de Cádiz y Algeciras-, por lo que la superficie mínima de cada parcela será de 1.000 m2 y la altura máxima, 15 metros.

La segunda área por extensión es la empresarial, con el 26% de la superficie, en la que se combinarán edificios de oficinas y naves con espacios comerciales y de ocio, así como dotaciones. Tendrá la edificabilidad mayor, pero la altura máxima será de diez pisos (30 metros), y se dividirá en dos zonas: una que albergará pymes y otra que se reservará para el comercio minorista, la restauración, los espectáculos y hasta un recinto ferial, pero no entendido como feria folclórica sino como "nuevo foro donde personas, ideas, agentes económicas y empresas se reúnen". Además, ésta es la única zona en la que no se prohíbe el uso residencial.

Por último, la tercera pata será la científica-tecnológica, que ocupará el 21% del terreno y concentrará empresas de I+D+i, equipamientos docentes y socioculturales ligados a la UCA e instalaciones como un centro incubadora de empresas o institutos tecnológicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios