El Consistorio prevé varias fases para el proyecto de Los Callejones

  • Las actuales obras finalizarán sólo con la mejora de los acerados, pero el equipo de gobierno precisa que retomará en el futuro los contactos con los vecinos

Las obras en Los Callejones finalizarán en cuanto acaben las reformas en el acerado, aunque sólo en esta primera fase. Así lo precisó el alcalde de Ubrique, Javier Cabezas, durante el último Pleno municipal, señalando que la intención municipal es retomar el proyecto en el futuro con la ocupación de las terrazas existentes.

"El proyecto actual consiste en la mejora del acerado y se pretenderá, en la medida de lo posible, entrar en las terrazas de los propietarios que sí quieran llegar a acuerdos", dijo. Según explicó, "eso ha conllevado problemas con algunos propietarios, por lo que se ha desechado de momento, lo cual no quiere decir que se haya concluido la intervención en la zona, aunque sí en esta fase".

En principio, la intención manifestada por el Ayuntamiento era la de, una vez finalizados los trabajos de reposición del acerado, proseguir las obras con la creación de un gran paseo peatonal, que incluiría el espacio que en la actualidad ocupan las terrazas de muchos de los residentes en esta avenida, vía principal de acceso a la población.

Según indicó Cabezas en el pleno, mantiene esta idea, "pero habrá que entrar en negociación para llegar a acuerdos con la mayoría de los propietarios, y con los que no se tendrán que aplicar las medidas que contempla la ley". Muchas de las terrazas existentes con anterioridad han sido eliminadas al llegar Ayuntamiento y propietarios a un acuerdo, a través del cual se le autoriza a levantar una planta más su vivienda.

Los propietarios que rechazan esta propuesta han constituido una asociación de vecinos, integrada por alrededor de una treintena de residentes, para hacer oír su disconformidad con la ocupación municipal de las terrazas.

José María Gavira, uno de los propietarios, ya había indicado que "la intención del alcalde de ocupar las terrazas no se puede llevar a cabo porque el Consistorio no tiene dinero suficiente para indemnizar a los vecinos, no puede ejercer el dominio de servidumbre porque son propiedad privada desde hace más de 70 años y por último, no todos los vecinos pueden edificar una planta más, en caso de que acepten el trueque, porque en muchas viviendas viven dos familias y habría que dividir la planta". Carmen María Soto habló meses atrás "de presión y coacción porque el arquitecto municipal me dijo que tenía que tomar una decisión rápida sobre mi terraza y debía de contar antes con mi vecina".

Además se han quejado de la poca información recibida sobre el proyecto que se va realizar en la avenida principal de la localidad ubriqueña ya que aseguran que "sólo llegó por buzoneo y las cartas que le hemos enviado al alcalde siguen aún sin contestación".

Por el momento, continúan las obras de reposición del acerado que después de muchos meses parecen estar cerca de su finalización. Estos trabajos, unidos a la poda de árboles y a la creación de pasos de peatones elevados, están provocando numerosos cortes de tráfico en la vía durante las últimas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios