Condenado a 18 años el autor del atropello mortal a un joven linense

  • El juez da por probado que el ex soldado destinado en Gibraltar cometió un homicidio consumado

La Audiencia Provincial con sede en Algeciras ha condenado a 18 años, 8 meses y 6 días de prisión al ex militar británico destinado en Gibraltar acusado del atropello mortal al joven linense Juan Carlos Luque, que falleció la madrugada del 21 de noviembre de 2015 tras ser arrollado por una furgoneta en la vía de servicio de Guadacorte. Un jurado popular ya consideró probados los hechos tras el juicio celebrado hace dos semanas y apreció que el ex soldado había incurrido en un homicidio doloso. La acusación particular había pedido 30 años de cárcel por asesinato consumado, pero al final del juicio redujo la petición a 25 años. El juez ha considerado que se trata de un homicidio consumado.

El condenado lleva en prisión preventiva desde que fue arrestado, poco después de cometer el homicidio, por lo que a la condena habrá que restarle ese tiempo. De esos 18 años y 8 meses, 11 años y 3 meses serán por el homicidio consumado, pero también acumula condenas por dos homicidios en grado de tentativa contra otros dos jóvenes a los que también arrolló, aunque sin consecuencias graves, y dos delitos contra la seguridad vial. La condena también incluye la obligación de pagar 145.000 euros a la madre y herederos del fallecido y otros 24.000 euros a la hermana del joven.

Los hechos tuvieron lugar el 21 de noviembre de 2015 en la vía de servicio de Guadacorte

Los hechos tuvieron lugar el 21 de noviembre de 2015 sobre la 1:30, en la zona de aparcamientos de la galería comercial de Guadacorte que da a la autovía en sentido Málaga. Un vehículo arrolló a tres personas, la víctima y otras dos que resultaron heridas pero no de consideración.

Según testigos presenciales, el autor del atropello y la víctima tuvieron un roce. Cuando Juan Carlos Luque salió del establecimiento, el supuesto autor de los hechos, de nacionalidad británica, arrolló con su furgoneta a un grupo de tres personas, de las que Juan Carlos se llevó la peor parte y falleció prácticamente en el acto. Los servicios médicos desplazados hasta el lugar no pudieron hacer nada por salvar su vida debido a la gravedad de las heridas.

El conductor no se paró y se marchó del lugar. La Guardia Civil lo interceptó en un control establecido en la A-381, tras ser alertada por un testigo que lo persiguió. En el control de alcoholemia practicado en ese momento dio positivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios