El comité de Comes acusa a la empresa de "extorsionar y provocar" por "negarse a pagar su deuda" por incremento del IPC

  • El responsable de Salud Laboral del comité de empresa, Francisco Ortiz, explicó que los trabajadores se sienten "desagraviados" e "insultados" tras la reunión en la que, según dijo, la empresa "pretende introducir como elemento negociador los atrasos que debe".

El comité de empresa de Transportes Generales Comes acusó hoy a la dirección de «provocar» y «extorsionar» a los trabajadores después de que en la reunión de hoy --que duró «menos de 30 minutos--, la asesoría jurídica de la empresa «no reconociese» la deuda que acumula por «los incrementos del IPC desde el año 2005».  

El responsable de Salud Laboral del comité de empresa de Comes en Cádiz, Francisco Ortiz, explicó a Europa Press que los trabajadores se sienten «desagraviados» e «insultados» tras la reunión de hoy en la que, según dijo, la empresa «pretende introducir como elemento negociador los atrasos que debe», que son «un derecho» y «una deuda no se puede negociar».  

En este sentido, Ortiz aseveró que, fuera de reunión, uno de los representes legales de la empresa se acercó a los trabajadores para decirles que, «aunque la empresa les deba ese dinero tendrán que reclamarlo en los tribunales», por lo que pedirán explicaciones al Consejo de Administración para ver «si respalda esas afirmaciones o fueron de cosecha propia del abogado».  

El sindicalista tildó estas palabras de «declaración de guerra en todos los sentidos» porque la empresa es «consciente» de que el salario de la plantilla es «precario» y que afecta a «unas 300 familias» a las que está «provocando» y «obligando» a llegar a una «situación límite a la que no quieren llegar para que no se pisoteen los derechos del usuario».

Asimismo, consideró que con esta «manipulación del proceso negociador» y la «presión económica», Comes pretende hacer «claudicar» a los trabajadores para que firmen un convenio que consideran «injusto» e «inseguro para el usuario», con jornadas que, en muchos casos, superan las 12 horas diarias al volante.  

En cualquier caso, se mostró firme al asegurar que la plantilla «no se va a rendir» y que «aguantará todo lo que se alargue el proceso negociador», pero aclaró que no negociarán más con la empresa hasta que «pague su deuda» con los trabajadores.

Así, con esa condición, emplazaron a Comes a una nueva reunión que se celebraría el próximo día 9 en «un lugar público», incidiendo en que la voluntad del comité es «negociar para desbloquear el convenio colectivo».

Finalmente, tildó de «intolerable» la «dejación de funciones» de la Junta de Andalucía que «ni siquiera ha mostrado interés en mediar» en un conflicto que afecta a «unas 300 familias y miles de usuarios», lo que, a su juicio, se traduce en una «absoluta falta de respeto a los ciudadanos» ya que los propios trabajadores decidieron convocar «sólo tres paros en enero» --en lugar de los dos paros semanales de diciembre-- para que «el usuario no sea el más perjudicado». 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios