Comerciantes de la Plaza Mayor denuncian el retraso de las obras

  • El colectivo de afectados por dicha actuación muestra su indignación por la suciedad, la inseguridad y la dilatación de unos trabajos que siguen sin concretarse

Los comerciantes de la Plaza Mayor han vuelto a mostrar su indignación por los efectos negativos que siguen ocasionando para sus negocios la obras de urbanización de este nuevo espacio. Transcurrido más de un año del inicio de los trabajos y tras múltiples protestas, este colectivo sigue mostrando su malestar por el bajo ritmo que presentan las actuaciones con una presencia, cada vez menor, de trabajadores.

"Durante los últimos días, tan sólo seis obreros están al pie de los trabajos", afirma una representante de esta asociación que espera que "las obras, en el peor de los casos, finalicen antes de Navidad, que es cuando se pueden realizar más ventas".

De esta manera, muestran su desesperación frente a una actuación "interminable" que, en modo alguno, cumplen con los plazos de ejecución y que está ocasionando unas pérdidas del 30 por ciento en unos negocios donde peligra su supervivencia.

En este sentido, los comerciantes denuncian la inseguridad provocada alrededor de la plaza. Así, los locales y los bares de las calles Botica y Gravina están sufriendo las consecuencias más directas, ya que los obreros están actuando en sus inmediaciones en estos momentos.

"Los peatones tienen miedo a pasar por la calle por el peligro", apunta Ramón Gómez, propietario del Bar Plaza Mayor, a la vez que insiste en que "las nubes de polvo provocadas por los cortes de hormigón están ocasionando la pérdida de clientes en los establecimientos".

Del mismo modo, el resto de comercios se ven obligados a cerrar sus puertas mientras trabajan en horario comercial debido al malestar provocado por las edificaciones.

Pero no sólo la seguridad de comerciantes y viandantes está en entredicho, sino que, tras varias quejas, "nadie ha respondido", aseguran desde el colectivo, al mismo tiempo que insisten en que "en cualquier obra tienen en cuenta a los afectados y en este caso nadie se ha preocupado por el tema de la limpieza de los diversos locales", por lo que los comerciantes concluyen que se ven obligados a contratar los servicios de una empresa de limpieza, ya que "la obra se niega a colaborar".

Por último, añaden que tampoco "hemos sido recompensados económicamente con ningún tipo de subvención".

Así las cosas, esperan y demandan del equipo de gobierno medidas ante los perjuicios ocasionados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios