Gran premio de españa de motociclismo 2010

Color motero en las calles de El Puerto

  • La ausencia de incidentes graves y una notable afluencia de visitantes marcan la jornada en la ciudad del Guadalete. El Ayuntamiento satisfecho con el dispositivo, aunque hubo molestias por ruidos

Comentarios 4

Entrado el fin de semana, El Puerto registró ayer sábado una jornada de mayor color motero, con un ambiente más animado que la noche del viernes. La ausencia de incidentes graves al cierre de esta información fue la tónica. No obstante hubo que lamentar dos heridos durante la jornada, una caída de una mujer de 43 años que viajaba de paquete en una moto; y otro motorista que se cayó del vehículo y fue trasladado al hospital Santa María de El Puerto, siendo dados de alta posteriormente. Hubo otros cinco accidentes leves, aunque sin relación con motocicletas llegadas de fuera.

Aunque durante la mañana los entrenamientos en el circuito mantuvieron la ciudad casi vacía, a medida que transcurrió la tarde, el centro urbano se fue llenando de moteros y visitantes, que encontraron en las calles recién peatonalizadas (Ribera del Marisco, La Herrería, Misericordia, Bajamar y Micaela Aramburu) un lugar donde hacer un alto en el camino y tomar un refrigerio tras dejar sus motos estacionadas en el exterior de la zona acotada para peatones.

Mientras tanto, los acelerones, ruidos y exhibiciones moteras se desarrollaban en la calle Larga, de camino hacia la Plaza Peral, que finalmente no se ha vallado y los motoristas han convertido en improvisado aparcamiento. Se registraron denuncias por ruidos también en Valdelagrana .

El Ayuntamiento informó en un detallado parte del óptimo funcionamiento del dispositivo especial de seguridad con motivo del Gran Premio de España de Motociclismo, en el que participan decenas de agentes de las policías Nacional y Local, y gran número de vigilantes privados que se encargan de controlar las entradas en la zona excluida a las motos, que registra una gran presencia de público. En los accesos a la ciudad, para aminorar la velocidad de los vehículos, se han instalado 2.000 badenes, así como 1.500 vallas y 450 newjerseys, para proteger las zonas sensibles del casco histórico. No obstante, el dispositivo no es bien conocido aún por la ciudadanía: muchas llamadas a Jefatura son para pedir datos relacionados con dichos controles.

Policía Local y Protección Civil no dejaron de intervenir contra episodios de conducción temeraria, motoristas bajo los efectos del alcohol, contra los estacionamientos indebidos (incluidos la Plaza Peral), frente a los destrozos de mobiliario urbano de algunos vándalos en la calle Ganado o para atender a una persona que se encontraba tirada en el suelo. Hubo además 7 asistencias en botiquines y ambulancias.

Como dato positivo, pese a que los hoteles están casi llenos, no se han detectado acampadas ilegales, aunque sí han procedido los agentes a intervenir distinto género y mercancías a vendedores ambulantes no autorizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios