Cáritas, la labor de un compromiso cotidiano y silencioso de sus voluntarios

  • El colectivo hace balance de 2007, año en el que han emprendido siete proyectos

Los responsables de Cáritas de Puerto Real han presentado el balance de las actuaciones llevadas a cabo por la entidad durante 2007. Así, un total de 56 voluntarios que han trabajado junto a siete sacerdotes y una trabajadora social, han puesto en marcha siete proyectos dirigidos a jóvenes, personas sin hogar, mujeres, mayores, familias, formación y empleo. En primer lugar, se precisó que "la labor desarrollada por Cáritas a través de programas y proyectos ha sido posible gracias al compromiso cotidiano y silencioso de muchos voluntarios y colaboradores".

El trabajo prioritario realizado por los equipos de las seis Cáritas parroquiales se ha centrado en la acogida y atención a personas y colectivos excluidos socialmente, realizando una valoración de cada caso y llevando después un acompañamiento y una posible derivación a otro proyecto de inserción. Un total de 15 voluntarios han realizado durante el pasado año labores de acogida a 70 familias, lo que ha supuesto una atención directa a 256 personas.

Según los datos recabados, el 70% de estas familias acogidas son monoparentales, compuestas por mujeres separadas o viudas y soportando en muchos casos malos tratos.

También ha sido atendido el colectivo de las personas mayores realizando visitas semanales a 11 personas de edad avanzada.

Otra vertiente desarrollada por la organización constituye el comercio justo dirigido por los jóvenes. En esta actividad que ha crecido año tras año, participan ocho jóvenes, una responsable del grupo y un encargado de compra y relaciones con las distribuidoras.

El cuarto proyecto se ha centrado en las personas sin hogar. En esta iniciativa colaboraron 9 voluntarios prestando principalmente los servicios de acogida y atención a las personas. En 2007 se han acogido a 34 personas y se han realizado 66 atenciones.

Por otro lado, la acción arciprestal completó el pasado ejercicio una importante labor en la integración de un grupo de mujeres a través del nuevo taller de cocina. Por último, y no menos importante es la integración laboral que se realiza por medio de la Empresa de Inserción que tutela Cáritas Arciprestal, Prendas Puerto Real. Esta empresa se dedica al reciclaje de ropa, lavandería industrial y a particulares y a la venta de productos de Comercio Justo. Durante el año 2007 cinco mujeres, que con anterioridad han pasado por las acogidas a familias y por los talleres ocupacionales, han estado contratadas por dicha empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios