Caño Herrera estrena imagen

  • Las obras de regeneración están concluidas a falta de algunos detalles como la iluminación y la cartelería para la zona · Costas espera entregarlas al Consistorio a principios de año

Caño Herrera ya no es el antiguo espacio degradado y repleto de fangos de antaño. La trastienda del complejo comercial y deportivo Bahía Sur estrena estos días un aspecto renovado, más limpio, moderno y funcional. No en vano la regeneración del viejo molino de mareas y su entorno están tocando a su fin.

Como informa la Demarcación de Costas de Andalucía-Atlántico, Administración que promueve este proyecto, las previsiones apuntan a que todo esté listo para entregar las obras y celebrar la inauguración a principios de año o, para ser exactos, en enero. Sólo restan por ejecutarse algunos detalles, si bien las obras de mayor envergadura, el dragado y la rehabilitación del molino en sí así como de sus inmediaciones, ya han finalizado.

Estos días se están elaborando las luminarias y la señalización de la zona -esta última en colaboración con Bahía Sur- a fin de que estén listas y puedan instalarse las primeras semanas de enero.

Pero, a estas alturas y después de 13 meses de trabajos -pese a que el plazo de ejecución establecido era de un año-, puede decirse que sólo restan algunos flecos de menor importancia. Tras los primeros movimientos de tierras preliminares, el dragado del caño en sí dio inicio el pasado mes de enero. En total se extrajeron casi 12.000 -11.886- metros cúbicos de lodos del fondo.

La intervención continuó con la rehabilitación en sí del viejo molino de mareas, es decir, con la construcción de unos muros de hormigón que luego fueron recubiertos con sillares de piedra ostionera. De esta forma se logró conservar la mayor semejanza posible con el aspecto original de la construcción. Para levantar estos muros se emplearon 1.293 metros cúbicos de hormigón. Y los sillares de piedra se extienden a lo largo de una superficie de 1.637 metros cuadrados.

Una vez se hubo acabado con el caño, lo siguiente fue la urbanización y adecuación del entorno a través, fundamentalmente, de la construcción de un paseo, que ocupa 1.665 metros cuadrados de extensión. Uno de los últimos pasos fue el ajardinamiento del espacio y la plantación de seis palmeras junto al aparcamiento anexo que es utilizado por clientes del centro comercial.

En la desembocadura del caño, al principio de la construcción, también se ha instalado recientemente una rejilla cuya función es filtrar el agua y evitar que entren algas u otro tipo de suciedad al vaso interior del molino.

Las vallas de las obras que obligaron en su día a reducir el aparcamiento al otro lado del molino de mareas, según Costas, se retiraron hace ya tres semanas. La falta de plazas para el estacionamiento de vehículos ante la proximidad de las fiestas navideñas, de hecho, es uno de los motivos principales por los que se ha imprimido más celeridad a las últimas labores realizadas.

La iniciativa, cuya ejecución se aguardaba por parte del Ayuntamiento desde la década de los 90, la está llevando a cabo la empresa Puentes y Calzadas Infraestructuras S.A. y está presupuestada en 1,6 millones de euros en total.

Hace unos meses, el Consistorio solicitó que se incluyera en el proyecto original la reconstrucción del antiguo edificio del molino, propuesta que finalmente fue rechazada por Costas aludiendo a lo avanzados que se encontraban los trabajos ya. El Ayuntamiento quería que, en vez de instalar pantalanes en la cabecera del caño y aparatos infantiles en los alrededores, la actuación se centrara únicamente en la recuperación de esta construcción, de gran valor patrimonial. Sin embargo, al final no ha podido ser y la construcción de una nave similar a la que antiguamente existió sobre los arcos que cruzan el caño ha quedado para una posible intervención futura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios