Canales Rivera denuncia una agresión de antitaurinos en Zahara de los Atunes

  • El torero asegura que recibió golpes y "todo tipo de insultos" como "criminal" y "asesino de mierda"

José Antonio Canales Rivera. José Antonio Canales Rivera.

José Antonio Canales Rivera.

El torero José Antonio Canales Rivera ha denunciado haber sufrido una agresión por parte de un grupo de personas que le abordaron cuando cenaba en un restaurante en Zahara de los Atunes, un episodio "horrible" que, según ha dicho, muestra la "falta de respeto" que hay hacia el toreo.

Los hechos sucedieron en la noche del pasado 20 de mayo, cuando el torero, después de asistir a la comunión de su hija, estaba en un restaurante de la localidad cenando con una amiga. "En la mesa de al lado había un grupo de cinco personas que no paraba de hacer comentarios despectivos hacia mi. Yo los oía, pero preferí callarme,", ha relatado el torero en declaraciones a Efe. De repente una de las chicas que formaban ese grupo se acercó a él y, tras preguntarle si era José Antonio Canales Rivera, empezó a insultarle. "Me dijo que era un hijo de puta, un criminal, un asesino de mierda, todo tipo de insultos", ha contado el torero. A los insultos vejatorios se sumó un hombre que "medía unos dos metros", según recuerda el torero, y que formaba parte del mismo grupo. "A ver si tienes cojones de hacerme a mí lo que le haces a un toro", asegura que le dijo, mientras los otros tres integrantes del grupo, otro hombre "igual de grande" y otras dos mujeres, se acercaban también a la mesa que ocupaba el torero para seguir insultándole.

El incidente pareció sofocarse cuando varias mujeres que había en el restaurante ("hombres, que también los había, ninguno", dijo) se levantaron de sus sillas y comenzaron a pedir al grupo que dejaran de insultar al torero, tras lo que los camareros se acercaron para pedirles que abandonaran su actitud.

La situación provocó un ataque de ansiedad a la acompañante del torero, que decidió salir a tomar el aire. Fue en ese momento cuando el torero vio desde dentro del local, según su versión, cómo miembros del mismo grupo agarraban del pelo a la mujer. Canales Rivera salió en su ayuda pero "no me dio tiempo ni a levantar la mano" cuando empezó a recibir una paliza de la que salió con ayuda de un guardia civil que acudió al lugar.

Cuenta que recibió golpes en un ojo, en el pómulo derecho, en la rodilla y en la cadera, por lo que fue al centro médico de Barbate. Con el parte médico de sus lesiones acudió después a presentar una denuncia al puesto de la Guardia Civil de Zahara de los Atunes, que ha sido remitido al juzgado correspondiente.

"Te pueden gustar las cosas o no, pero no hace falta insultar. A mí podría no gustarme el ajedrez y no por eso voy a insultar a una persona que le guste jugar", ha dicho Canales Rivera, que asegura que "se sufre mucho" con estos episodios. "Pero son los tiempos que corren. Los profesionales, los ganaderos, los aficionados estamos recibiendo unos ataques terribles" de personas que llegan a manifestar su rechazo a los toros "perdiendo la educación, los principios" y exhibiendo "una falta total de respeto".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios