Golpe a un peligroso grupo de delincuentes

Cae la banda que mató a una joven en El Marquesado

  • Muere en un tiroteo con la Guardia Civil en Alcalá de los Gazules uno de los peligrosos asaltadores armados que hirieron en Setenil a un agente · Otros dos fueron alcanzados por las balas y otro guardia fue atropellado por un coche

Comentarios 28

La peligrosa banda que mató a la joven Tamara Leyton en El Marquesado (Puerto Real) y que había protagonizado otros tiroteos con heridos en diversas zonas de la provincia cayó por fin ayer, después de varias semanas en las que había sido perseguida intensamente por la Guardia Civil y la Policía Nacional. Un control del Instituto Armado en la autovía A-381 Jerez-Los Barrios, a la altura de Alcalá de los Gazules, acabó con sus fechorías la madrugada de ayer, después de una frenética persecución por Los Alcornocales a lo largo de unos 45 kilómetros.

Como ya hicieron en Setenil de las Bodegas, donde resultó herido un guardia civil, ante la presencia de los agentes los maleantes la emprendieron a tiros con ellos con varias escopetas de caza. Uno de los peligrosos asaltadores cayó muerto de un disparo en la cabeza. Otros dos delincuentes fueron heridos también de bala por los agentes, integrantes de un control conjunto de Policía Nacional y Guardia Civil. Un guardia resultó atropellado por un coche que circulaba en sentido contrario y que no tenía nada que ver con el incidente. El agente de la Unidad de Seguridad Ciudadana se encontraba ayer ingresado, con pronóstico reservado, en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, donde fue intervenido quirúrgicamente.

Por la tarde, policías y guardias civiles efectuaban un registro domiciliario en la calle Zahara -también conocida como Zeta- de la barriada de Federico Mayo de Jerez, donde residen los integrantes de la banda, naturales de Sevilla. Pertrechados con material antidisturbios, los agentes tuvieron que soportar un apedreamiento y diversos insultos.

Un portavoz oficial de la Guardai Civil se limitó a informar someramente del tiroteo en el curso de un control perteneciente a una operación conjunta Guardia Civil-Policía Nacional en busca de la peligrosa banda, montado por la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de Cádiz en el kilómetro 47 de la autovía A-381.

Este periódico ha podido confirmar gracias a un abanico de fuentes que la madrugada del domingo, alrededor de las 2.30 horas, la banda estuvo a punto de perpetrar otro atraco a mano armada en la gasolinera de la Estación de San Roque, donde se celebraba una fiesta local. Cuando una patrulla iba a identificarles, pisaron a fondo el acelerador y pusieron rumbo a la autovía A-7, en dirección a Algeciras. A la altura de Guadacorte, giraron a la derecha y tomaron la A-381 a toda velocidad, perseguidos por un coche patrulla. Los agentes alertaron al resto de las unidades de la zona, incluida la destacada en Alcalá de los Gazules. Fue entre los kilómetros 48 y 47, a unos cientos de metros de la Venta Los Gallos, donde se les dio el alto entre las 3.15 y las 3.30 horas. Luego vendría el tiroteo y el atropello del agente.

Fuentes sanitarias confirmaron a este periódico que el nombre del delincuente muerto se corresponde con las iniciales C.F.A., mientras que los heridos son M.F.V., de 35 años y F.F.N., de 28 años.

En la barriada de Federico Mayo se hablaba ayer de que el domicilio registrado era el de Cristóbal Flores. Se trata de miembros de una misma familia, primos y hermanos, naturales de Sevilla pero afincados en Jerez. Uno de ellos estaba cumpliendo condena en Huelva. De ahí que actuasen los fines de semana.

Las mismas fuentes señalaron que el agente herido fue intervenido quirúrgicamente en piernas y caderas por un equipo médico del Hospital Puerta del Mar de la capital gaditana, pero que pese a su gravedad, evoluciona favorablemente. Los dos delincuentes heridos permanecen hospitalizados en el Hospital Universitario de Puerto Real.

Anoche, al cierre de esta información, el integrante de la peligrosa banda que salió ileso del tiroteo permanecía detenido en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz. Este periódico tiene constancia de que el general de la Zona Sur de la Guardia Civil, Antonio Dichas, se desplazó ayer a Cádiz para conocer de primera mano los detalles de una operación en la que el Ministerio del Interior ha puesto especial atención, tras la alarma social levantada por el asesinato de Tamara Leyton en Puerto Real, el tiroteo de un hombre en El Berrueco (Medina Sidonia) y los disparos contra un guardia civil en un control policial en Setenil de las Bodegas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios