Cádiz calca la huelga general de 2010

  • La provincia se ralentiza con un paro que es secundado de manera desigual por sectores y por horarios. Sindicatos y patronal repiten los porcentajes de seguimiento que en la huelga a Zapatero

Comentarios 242

"Con la baraja casi cerrada" fue el titular con el que este periódico resumió la crónica de la repercusión en la provincia de Cádiz de la última huelga general convocada por los sindicatos y que se produjo el 29 de septiembre de 2010 en protesta contra la reforma laboral impulsada por el Gobierno que entonces presidía José Luis Rodríguez Zapatero. Y ese mismo titular podría volver a repetirse hoy mismo, porque la influencia en la sociedad gaditana de la jornada de paro vivida ayer fue muy similar a la de hace año y medio.

Hay un dato objetivo, que no científico, que corrobora esta afirmación. Las centrales sindicales convocantes cifraron el seguimiento de la jornada de huelga general de ayer en un 85%, que es exactamente el mismo porcentaje que utilizaron en septiembre de 2010. Y la patronal, por su parte, situaba la influencia de la huelga contra la reforma de Zapatero entre un 15 y un 20%, mientras que ayer la fijaron en torno a ese mismo porcentaje, "menos de un 20%". Y hay otro dato a tener en cuenta: en 2010 la Junta de Andalucía decía que la huelga general había sido apoyada por el 10% de su funcionariado, mientras que ayer situó esta cifra apenas cuatro puntos por encima, en un 14%.  

Es una evidencia que la provincia gaditana ralentizó ayer su actividad socioeconómica para protestar contra la reforma laboral ideada por el Gobierno presidido por Mariano Rajoy. Pero también es una evidencia que la provincia no se paralizó y que la jornada de paro quedó a años luz de otras huelgas generales sufridas años atrás por los gobiernos de Felipe González y de José María Aznar.

Y entre la huelga general de 2010 y la de ayer hay una coincidencia y una diferencia llamativas. La similitud radica en la ausencia de incidencias dignas de ser destacadas. Pese a la amplia presencial policial, no hay constancia de que los antidisturbios tuvieran que intervenir. Y al cierre de esta edición sólo se había comunicado la detención de cinco personas que fueron puestas posteriormente en libertad con cargo acusadas de arrojar por la mañana una bolsa incendiada en el interior de un restaurante de Cádiz capital con personas dentro.

Y la diferencia principal entre la huelga de 2010 y la de ayer estuvo en que si entonces los sindicatos no organizaron manifestación alguna, ayer sí las llevaron a cabo en Cádiz, Jerez y Algeciras, con una masiva presencia de personas -varios miles- en las tres.

El seguimiento de la jornada de paro de ayer fue muy desigual tanto en sectores económicos como en horarios. Así, por ejemplo, las grandes industrias tanto de la Bahía de Cádiz como del Campo de Gibraltar cesaron su actividad casi por completo, siendo también mínima la actividad en los puertos de Algeciras y de Cádiz y en los mercados de las ciudades.

Otro de los objetivos de los piquetes estuvo centrado en el comercio, logrando cerrar, aunque de manera intermitente -y a veces hasta testimonial- algunas de las grandes superficies distribuidas por la provincia que, eso sí, registraron una afluencia de clientes mucho menor de lo que es habitual.

En el pequeño comercio, así como en la hostelería, hubo de todo: establecimientos que cerraron o que se mantuvieron abierto todo el día, otros que sólo clausuraban sus puertas cuando los piquetes se lo reclamaban y otros, muchos, que no habían abierto a primera hora de la mañana pero que desarrollaron su actividad con total normalidad pasado el mediodía.

En una jornada en la que los servicios mínimos funcionaron con normalidad en el aeropuerto, trenes y autobuses, las conclusiones no pudieron ser más normales: los sindicatos calificaron la huelga de "éxito rotundo" y los empresarios se centraron en los aspectos negativos de una protesta que calificaron de "política".   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios