CC.OO denuncia los despidos de la residencia de mayores municipal

  • El alcalde dice que se ha facilitado a los trabajadores otro puesto en la nueva residencia de titularidad privada

Comentarios 3

El sindicato Comisiones Obreras denunció ayer la situación de tres ex trabajadoras del Ayuntamiento que venían realizando sus funciones laborales en la residencia de ancianos municipal María Recio hasta que se cerró el pasado año.

Esta entidad sindical asegura que las denunciantes son trabajadoras "fijas" ya que acumulan una antigüedad, en algún caso, de "tres trienios" y que por pleno del Ayuntamiento pasaron, en el año 2000, a formar parte de la plantilla de trabajadores.

El Ayuntamiento clausuró este servicio tras la apertura de la nueva residencia de mayores Sor Lidia, de titularidad privada pero con conciertos con la Junta de Andalucía, que se inauguró hace pocas semanas.

Las denunciantes no han optado por la solución que adoptó el Ayuntamiento tras el cierre y que se centraba en el traslado de los ocho trabajadores de este centro a la nueva residencia Sor Lidia, que gestiona una entidad privada. No obstante, cuatro de los trabajadores sí han accedido a formar parte de la plantilla de esta nueva empresa.

CC.OO dice que las tres demandantes no han procedido a esta opción en el que se les ofrecía un contrato "por obras y servicios" al entender que "perdían entonces sus derechos adquiridos. Son fijas y el Ayuntamiento tenía que haber negociado con esta nueva empresa para mantener sus derechos", dice Juan Rodríguez Galafate, miembro de CC.OO en Cádiz.

El regidor de Algodonales, el socialista Ángel Acuña, especificó ayer que a las mismas se les facilitó un puesto en la nueva residencia con un "contrato indefinido" y sin pasar "ninguna de las pruebas de acceso" a las que se sometieron el resto de plantilla. "Lógicamente el convenio laboral con el Ayuntamiento era más interesante pero el puesto que desempeñaban era conforme al servicio que ya no hay. El Ayuntamiento no puede readmitir porque ya no hay mayores", apuntó.

En cuanto a los "derechos adquiridos", apostilló que "ahora pasarían a una empresa que no puede hacer discriminaciones entre trabajadores". Ángel Acuña aseguró también que ese ofrecimiento se les hizo delante de sus representantes laborales en su día.

CC.OO concluye que el gobierno del PSOE no cumple un acuerdo de pleno del año 2000 sobre la subrogación de contratos con estas trabajadoras en el que se recoge "un compromiso formal de mantener la estabilidad en el empleo". El sindicato dice que de cambiar su situación laboral se mermarían las retribuciones a menos de la mitad, los horarios pasarían de 35 a 40 horas semanales, y perderían la totalidad de la antigüedad por lo que las trabajadoras no han aceptado estas condiciones negativas y han tomado la opción de la vía judicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios