La Bodega San José acogerá en su interior un salón de celebraciones

  • Dentro de las obras iniciadas se ha dividido por la mitad la nave de la bodega catedral con placas de material ligero · La instalación bodeguera figura como 'Equipamientos' en el nuevo Plan General

Comentarios 1

Desde hace varios meses, se vienen realizando en la bodega San José obras para habilitar en su interior un salón de celebraciones. A raíz de estas obras, la bodega catedral más importante de la ciudad, de estilo neoclásico y edificada en 1837, ha sido objeto de transformaciones. Esta bodega y sus dos patios laterales se encuentra situada frente a la plaza de Toros, haciendo esquina con la plaza de Elías Ahuja y las calles Valdés y San Bartolomé, situada a su espalda. Actualmente es de propiedad privada, realizando las obras la empresa jerezana Rages Construcción S.L., bajo la dirección de los arquitectos Pérez de Eulate.

En el exterior del complejo bodeguero, se han retirado las antiguas puertas de madera de las zona del almizcate (un patio alargado paralelo a la calle Valdés), y del Callejón de San Diego, que luce dos espléndidas portadas neoclásicas de piedra, una de las cuales se está viendo dañada en parte por el tránsito de maquinaria. Los portones originales se han sustituido por otros metálicos, retirándose además el antiguo rótulo 'Duff Gordon' que lucía el frontón de la fachada principal del casco bodeguero, cuyos muros exteriores se han pintado de blanco, eliminándose algunas imperfecciones que existían en sus monumentales paredes.

En cuanto al interior del edificio, según ha podido saber este diario, la nave principal de la bodega catedral no ha sido, al menos por el momento, objeto de modificaciones estructurales, aunque se ha dividido usando placas de 'pladur', un material ligero, con el que se han configurado dos espacios, uno correspondiente al salón de celebraciones propiamente dicho, que ocupa la parte oeste del casco (hacia la plaza de Toros), y otro más reducido que se orienta hacia el este, hacia la calle San Bartolomé. Se desconoce de momento cuál será el destino final de esta mitad del casco bodeguero que no se incluye como salón de celebraciones.

La bodega San José consta de cinco naves longitudinales formadas cada una de ellas por once grandes arcos que descansan sobre pilares rectangulares de piedra, con capiteles dóricos, que van reduciendo su altura hacia los extremos, formando una elegante cubierta a dos aguas de vigas de madera y teja árabe. Al menos una parte de los pilares de piedra ha sido objeto de limpieza, mientras se ha mantenido la solería de losa de Tarifa original, instalándose en los lugares donde había albero otro tipo de suelo. En cuanto a los techos, se ha sustituido una parte de las tejas en mal estado, mejorando las canalizaciones para el agua de lluvia.

Además, se están haciendo obras en los patios laterales, uno de los cuales ha quedado completamente expedito, mientras en el patio de alineamiento con la calle Valdés se está construyendo una techumbre para unas dependencias completamente nueva.

Cabe recordar que en esta bodega el área de Urbanismo (dirigida por Juan Carlos Rodríguez, de IP) aprobó en 2005 una controvertida propuesta presentado por la Compañía Turística Santa María, propiedad de Santiago Cobo, que consistía en "la habilitación de los usos de vivienda y salón de celebraciones, respetando los elementos estructurales y no excediendo de su volumen". El proyecto proponía transformar parte del interior y el patio lateral en apartamentos tipo 'pitufos', a los que accederían los residentes incluso en su propio vehículo, mientras otra mitad del casco quedaría precisamente para salón de celebraciones. La propuesta no llegó a convertirse en proyecto, debido a que la Comisión de Patrimonio de la Junta de Andalucía la rechazó. Finalmente, hay que apuntar que en el nuevo Plan General, este casco bodeguero está contemplado para 'Equipamientos'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios