Barroso : "El impago de las nóminas de IpReal es un problema legal, no económico"

  • El alcalde acusa de "imprudencia e irresponsabilidad" al delegado sindical de los trabajadores

Comentarios 6

José Antonio Barroso, alcalde de Puerto Real (IU) y presidente de la empresa municipal de informática IpReal, actualmente en una situación de quiebra técnica y al filo del cierre, salió ayer al paso de las últimas manifestaciones de Rafael Llamas, delegado sindical (CC OO). Después de una reunión con la teniente de alcalde Ana Mosquera y el edil Pedro Romero (PSOE), Llamas mostró su escepticismo por la capacidad de resolución del regidor y agradeció el compromiso expresado por los concejales socialistas de recolocar a los 14 trabajadores de la plantilla. Los empleados anunciaron que mantendrán las medidas de presión si no se les abonan las nóminas de febrero y marzo.

A este último respecto, Barroso acusó a Llamas y al asesor de CC OO, José Manuel Silva, de incurrir en la "imprudencia y la irresponsabilidad", porque "se les ha dicho por activa y por pasiva que no se trata de un problema económico, sino legal, derivado de que el gerente no priorizó los pagos a la Agencia Tributaria y a la Seguridad Social", para el que "se están buscando soluciones". El regidor manifestó su "preocupación" por la "algarada mediática" que "han desatado", porque "vulnera el secreto que merece la información sobre la situación de la empresa que se expuso en el último consejo de administración y no hace más que jugar en contra de lo que queremos todos: que cobren las nóminas y que se les recoloque mediante una fórmula u otra".

Barroso expresó su "sorpresa" por el escepticismo del delegado sindical hacia su persona, "cuando, pese a la dureza de la situación económica y del mercado, IpReal lleva funcionando diez años y es una de las dos únicas empresas supervivientes del Plan Pimentel. El resto cerró cuando se acabaron las ayudas".

Sobre la reunión con Mosquera y Romero, el alcalde de IU matizó que los trabajadores "se han reunido con el PSOE y no con el equipo de Gobierno" y que si no hubo nadie de su formación política "fue porque no se les convocó". No obstante, aclaró que desde que se desató la crisis económica no ha habido ningún desencuentro con sus socios de gobierno municipal.

Por último, Barroso insistió en que está trabajando en una fórmula mixta de recolocación de la mayor parte de los trabajadores que pasa "por una redimensión de la empresa, por la negociación con una importante firma del sector y por el mantenimiento del servicio de informática del Ayuntamiento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios