El Ayuntamiento prevé que Bahía Blanca esté urbanizada en un año

  • La Consejería de Medio Ambiente está a punto, según Urbanismo, de emitir una resolución sobre el expediente que hace ocho meses paralizó las obras · Los terrenos están actualmente abandonados

La paralización de las obras que se ejecutaban en Bahía Blanca (entre el Manantial y la casa de ejercicios de los jesuitas) ha convertido el antiguo bosque litoral, ocho meses después, en un yermo descampado, salpicado de restos de las faenas que allí se realizaron, tubos de plástico, vallas rotas, montículos de tierra de obra, tocones muertos y otros restos vegetales apilados. Sólo queda sin talar la zona donde supuestamente se construirá un hotel, en la que existe un yacimiento arqueológico de época púnica y que, actualmente carece de protección alguna. Unos terrenos de casi 70.000 metros cuadrados, donde según las últimas estimaciones de los ecologistas se han eliminado unos 500 ejemplares de árboles y arbustos de todo tipo.

Sin embargo, parece ser que, en breve, se podrán retomar los trabajos de urbanización proyectados, previos a la construcción de un complejo residencial de unas cien viviendas y un hotel de cuatro o cinco estrellas -aún no se sabe- a pie de playa. Según se ha señalado desde el área municipal de Urbanismo, las obras para crear las calles de la urbanización podrán estar terminadas en el plazo de un año. Y es que, el Ayuntamiento señala que la Consejería de Medio Ambiente está "a punto" de emitir la resolución del expediente que obligó a la paralización. No obstante, la Administración autonómica aún no se ha pronunciado al respecto ni ha contestado a los escritos de IU que, hace unos diez días, solicitaban información al respecto.

En Urbanismo apuntan que, sea cual sea dicha resolución, la orden de paralización se podrá levantar, y por tanto, se permitirá que continúen los trabajos de urbanización que debe ejecutar la Junta de Compensación -entidad formada por MVG y Arcai Inmuebles, que son los principales propietarios de las fincas a desarrollar.

Eso sí, una vez finalice el proceso de urbanización, la edificación del centenar viviendas proyectadas y el hotel tendrán que llevarse a cabo de manera conjunta, tal y como exige el plan parcial de la zona, aprobado en pleno municipal. No en vano, el área de Urbanismo llegó a suspender cautelarmente la licencia de obras ya que confirmó, allá por noviembre, que sólo se había entregado el proyecto residencial y no el del hotel.

El otro asunto que motivó la paralización de las obras de urbanización en octubre del año pasado, esta vez por parte de la Consejería de Cultura, ha quedado ya resuelto, según han informado desde su delegación provincial en Cádiz. Cultura ordenó detener los trabajos por un problema técnico relacionado con el yacimiento arqueológico que hay en la zona. Aunque aquel problema quedara resuelto, los terrenos en donde iría el hotel deben ser sometidos a una prospección arqueológica, que como apuntaba hace unos días Ramón Marrero (promotor de este proyecto), no podrá llevarse a cabo hasta que, finalmente, se levante la paralización de Medio Ambiente, que prohibe cualquier tipo de actuación en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios