El Ayuntamiento busca la mediación de la Junta para desbloquear Peral

  • Las obras acumulan ya un retraso de trece meses y no estarán terminadas en marzo, como barajaba el Ayuntamiento · El equipo de gobierno considera que la ralentización de los trabajos no está justificada

Las obras de rehabilitación del futuro Ayuntamiento de la plaza Isaac Peral parecen estancadas desde hace meses. Si bien se ve gente trabajando en el inmueble, lo cierto es que el ritmo de los trabajos no avanza de forma visible, sobre todo por lo que respecta al edificio anexo a la primera crujía, un espacio de nueva creación y que presenta prácticamente el mismo aspecto que seis meses atrás. La última visita municipal a las obras se registró el pasado mes de julio y entonces el alcalde, Enrique Moresco, señalaba que aproximadamente para el mes de marzo de este año estaría concluida la rehabilitación del inmueble. Incluso se anunció que en el presupuesto municipal para este año se incluiría una partida para comenzar a equipar las instalaciones. El mes de marzo está a la vuelta de la esquina y las obras no sólo no están terminadas, sino que se encuentran en un punto muy parecido al del pasado verano. Desde el Ayuntamiento, tanto el alcalde como el concejal de Mantenimiento Urbano, Alfonso Candón, han expresado su preocupación por esta ralentización de las obras. Candón asegura que está manteniendo contactos con la empresa adjudicataria, Sacyr, y afirma que desde el Ayuntamiento se está poniendo "toda la carne en el asador", aunque afirman que no cederán a las "reivindicaciones de la empresa". El Ayuntamiento siempre ha considerado injustificado el retraso que están sufriendo los trabajos y por este mismo motivo ya acordó sancionar a la empresa, a partir del pasado mes de julio, con una penalización diaria de 950 euros por cada día de retraso. La empresa en su momento presentó alegaciones señalando que el retraso se había producido por una racha de lluvias registradas a finales del año 2005, así como por otras incidencias "laborales".

Las obras de rehabilitación del Ayuntamiento de Peral, donde se trasladará el grueso de los servicios municipales una vez estén terminados los trabajos y equipadas las instalaciones, están financiadas a partes iguales entre Ayuntamiento y Junta de Andalucía, en virtud de un convenio suscrito en 2004 que vino a coincidir en el tiempo prácticamente con la firma del pacto municipal de gobierno entre IP y PSOE. Por ese mismo motivo ahora el Consistorio está tratando de pedir la mediación de la Junta de Andalucía para que interceda en este asunto y trate de desbloquear la situación creada por la ralentización de las obras, que según el Ayuntamiento no tienen ya ningún tipo de justificación. La situación de desencuentro con la empresa adjudicataria se remonta al pasado verano, cuando la junta de gobierno local acordó la imposición de sanciones a la constructora acogiéndose al artículo 50 de la Ley de Contratos con la Administración Pública, donde se contempla la posibilidad de penalizar con 949,54 euros por cada día de demora respecto al plazo legalmente convenido con la administración municipal en el momento de la adjudicación.

El presupuesto de los trabajos de rehabilitación del antiguo edificio y la construcción del nuevo inmueble anexo ascendía a 4,7 millones de euros y el proyecto de reforma está firmado por los arquitectos sevillanos José Antonio Carbajal y José Luis Daroca, autores también del proyecto del teatro municipal Pedro Muñoz Seca.

El proyecto de Peral ha sido problemático desde el principio ya que se levanta sobre una planta muy irregular, puesto que en su día, supuestamente con el fin de agilizar las obras, se excluyeron del perímetro que hubiera sido lógico una serie de fincas en ruinas que hubieran podido ser expropiadas. Con la planta actual la distribución de las futuras dependencias ha sido complicada. Entre otras mejoras con respecto a la sede actual, el nuevo Ayuntamiento contará con un espacio más digno para los grupos municipales, una Oficina de Atención al Ciudadano (OAC) también más amplia y medios imprescindibles hoy en día como un ascensor para acceder a las plantas superiores y rampas que conectarán los diferentes niveles. Se dispondrá también de dependencias para el comité de empresa y la junta de personal, mientras que el Salón de Plenos irá ubicado en la planta baja, con accesos al edificio desde la calle Nevería y desde la calle Jesús Cautivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios