El Ayuntamiento intenta dar vida al olvidado parque de la Rana Verde

  • Medio Ambiente planta 400 ejemplares de eucaliptos, pinos y algarrobos en terrenos que iban a ser referentes del ocio y el deporte

  • La crisis paralizó el proyecto hace casi nueve años

Vista de trabajadores en el momento de colocar las distintas especies arbóreas de manera alineada. Vista de trabajadores en el momento de colocar las distintas especies arbóreas de manera alineada.

Vista de trabajadores en el momento de colocar las distintas especies arbóreas de manera alineada. / Sonia Ramos

El parque de la Rana Verde apenas es usado por la ciudadanía, salvo por los residentes de la zona, ante el escaso atractivo de este enclave que en un principio estaba destinado a convertirse en un referente del ocio y del deporte. Ahora desde el Ayuntamiento se quiere dar otra visión a este lugar "por la necesidad de su recuperación paisajística", según apuntan desde la Delegación Municipal de Medio Ambiente.

De este modo, en dicho parque se están plantando 400 ejemplares de arbolado, distribuidos en 200 eucaliptos, 150 pinos y 50 algarrobos, una actuación "de una trascendencia considerable", según el delegado municipal de Medio Ambiente, Joaquín Páez, puesto que esta iniciativa se lleva a cabo "en previsión del futuro desarrollo de este parque como espacio público para el disfrute ciudadano", dijo.

El Consistorio también lleva a cabo acciones de reforestación en el Polígono de Pelagatos

Además, incidió en que los ejemplares superan los dos años de edad, "lo que los hace fácilmente adaptables a las condiciones del entorno y favorece su mantenimiento".

No obstante, la historia del parque de la Rana Verde ya viene de lejos, en concreto desde 2006 cuando surgió la idea de transformar esos terrenos en un lugar con equipamientos deportivos, senderos y paseos peatonales, entre otras actuaciones. Además, su ubicación entre la costa y el centro hacían de este espacio un paraje único para desarrollar esta ambiciosa iniciativa.

Sin embargo, este parque, con una extensa superficie de 273.482 metros cuadrados, ha caído en el olvido desde hace casi nueve años; en concreto, desde que acabó la primera fase del proyecto y se quedara en suspenso a causa de la crisis económica la creación de una zona deportiva y de ocio para el uso de la ciudadanía.

Así, en 2009, con el PSOE al frente del Ayuntamiento, se realizaron las obras de la primera fase del futuro parque de la Rana Verde y consistieron en la adecuación del terreno y las nivelaciones del mismo con una tendencia hacia una laguna permanente de 35.527 metros cúbicos de capacidad total que dispondría a su vez de dos arroyos. En principio, esa laguna que recogería las aguas pluviales daría al futuro parque un aspecto estético y de ocio para el disfrute de los usuarios, pero los cauces que se construyeron apenas disponían del suficiente mantenimiento, así como el conjunto de esta zona, que estuvo durante años en total abandono.

La inversión de esa primera fase ascendió a 1.073.892,88 euros, cantidad aportada por los fondos Feder de la Unión Europea, que costearon el 72,70% (780.759 euros), mientras que el Ayuntamiento asumió el 27,3% restante, con lo que el gasto municipal fue de 293.133,88 euros.

Desde entonces y hasta la fecha han sido pocas las actuaciones en este parque, salvo la plantación que se lleva a cabo en la actualidad con la plantación de los mencionados 400 árboles.

Aparte de la Rana Verde, el delegado de Medio Ambiente recordó que el Ayuntamiento está acometiendo otras acciones para reforestar diversos puntos de la localidad. En este sentido, destacó las labores emprendidas días atrás en la Ronda de Levante del polígono de Pelagatos, donde se plantaron más de 100 árboles de porte considerable a lo que se incorporarán otras 40 unidades de jacaranda, plátanos, naranjos y almez, completando parte del perímetro del polígono.

Al respecto, Páez indicó que en apenas un mes se habrán plantado 500 árboles, "más que en todo el periodo corporativo anterior de Gobierno del PP, cuando su política forestal era quitar árboles. De hecho, ni siquiera se reponían los que se perdían. Nosotros entendemos el Medio Ambiente de otra manera. No sólo es importante para la riqueza natural del municipio, sino también para la sensibilización de la ciudadanía, especialmente de la gente joven", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios