Avanza la recuperación del Carrascón aunque los trabajos están parados

  • Las máquinas de trabajo no se encuentran en la zona desde hace unas semanas

Un paseo por el futuro sendero del Carrascón muestra el avanzado estado de recuperación del recorrido natural por los esteros de la zona. Unos pasillos de tierra que han sido ensanchados y acondicionados en muchos puntos para el paso de personas -como tenía previsto la Demarcación de Costas Andalucía Atlántico-, aunque finalmente el Ayuntamiento permitirá el uso de jinetes y caballos, además de ciclistas.

Si comprobar los resultados de la actuación conlleva adentrarse en el Parque Natural, no es necesario para ver si la maquinaria continúa trabajando en la zona. Desde hace unas semanas, la topadora y la apisonadora centradas en estas labores a partir de octubre no han avanzado en las tareas de relleno. Es más, ya han sido retiradas de la cerca que resguardaba la caseta de obra.

En estos meses la adecuación del recorrido ha avanzado notablemente, a pesar de que el plazo de ejecución es de doce meses -contados desde el mes de septiembre cuando se realizó el acta de replanteo-. Las obras comenzaron en un tramo intermedio, el más cercano al extremo del Zaporito. El ramal desde la Ronda del Estero, a la altura de Manuel de Falla, se adentraba entre esteros y caños y fue equilibrado con el material para el paso de la maquinaria. Hasta las inmediaciones de la verja de la salina San Cayetano. En ese punto los trabajos se bifurcaron a izquierda y a derecha.

Hacia el Zaporito el recorrido es más recto, paralelo a la nueva ronda del sureste de la ciudad. Ya cerca de La Magdalena, gira para quedar de nuevo paralelo al paseo. Un poco más adelante finaliza. Al menos, el camino arreglado. Un montículo de arena hace de barrera justo antes de ese límite. La actuación deberá sortear cuando se reanude el canal de agua del Zaporito.

Ése era el tramo más complicado de reconstruir, desdibujado por los efectos erosionadores del agua, que había convertido el camino en algunos metros en un pasillo de menos de 50 centímetros, de difícil circulación para las máquinas. Para recuperar el sendero en este recorrido ha sido necesaria la colocación de piedras en la base del camino, que permitan el drenaje de la zona, más resistentes a las filtraciones de agua -que sí eliminaría la tierra-. Sobre ellas se ha echado una sub-base de material, y encima, zahorra. Todo ha sido muy bien compactado y será retocado cuando finalice la ejecución y las máquinas no tengan que conducirse por la zona.

Hacia Gallineras el camino va serpenteando, para seguir el paso natural entre las antiguas salinas: a veces se aleja de la Ronda y otras discurre paralela. Cerca de una de las casas en ruina que hay en la zona está cortado. Se unirá al otro tramo intermedio, pero en esa zona será necesario colocar un puente, para cruzar un caño bastante ancho. Al otro lado, el otro camino truncado no queda lejos del edificio derruido. Hasta allí han podido entrar las máquinas tras acondicionar el acceso que parte desde la Ronda a la altura de la rotonda que da a la avenida Constitución. Pero hay otra posibilidad para los interesados en pasear por el sendero. Queda a la altura de la avenida de la Marina y conecto con el anterior acceso mencionado.

Los planes en octubre, tras finalizar estas partes, pasaban por dirigir las máquinas al otro extremo, al de Gallineras, mucho mejor conservado, aunque finalmente no ha sido así. Es más, es el único trazado en el que todavía no ha habido ningún avance, a pesar de encontrarse muy cuidado, ser bastante ancho y verse firme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios