La Autoridad Portuaria proyecta una terminal de carga cerrada en Cabezuela

  • Blanco lo asume como un compromiso personal de aquí a tres años

  • Se suma a otras medidas más inmediatas como plantar una barrera vegetal o ampliar las pantallas protectoras

La descarga de granel al aire libre en La Cabezuela podría tener los días contados. La descarga de granel al aire libre en La Cabezuela podría tener los días contados.

La descarga de granel al aire libre en La Cabezuela podría tener los días contados. / f. aragón

Comentarios 1

El presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC), José Luis Blanco, ha anunciado su intención de activar todos los procedimientos necesarios para que La Cabezuela de Puerto Real cuente, de aquí a tres años, con una terminal de carga cerrada. El objetivo es conseguir que la incidencia del viento sea mínima, de manera que exista una menor dispersión del polvo del granel durante el proceso de carga o descarga por parte de los estibadores portuarios.

Blanco suma esta medida a otras varias ya anunciadas en días pasados, entre las que destacan la pavimentación de algunas zonas que aún quedan sin adecentar o la de crear unos "filtros verdes" con árboles de crecimiento rápido. Esta medida, según Blanco, se ha puesto en funcionamiento en otros puertos y ha dejado patente su eficacia para captar el polvo en suspensión. La APBC ha anunciado igualmente su intención de aumentar la superficie de las pantallas antipolvo.

Ayer mismo, Blanco reconocía a este periódico que la construcción de la terminal cerrada en Cabezuela es un proyecto aún "muy verde", pero que se trata de un compromiso que se hará efectivo "lo antes posible". La creación de esta zona cerrada requiere tanto un presupuesto como un proyecto. A su vez, es aún pronto para saber si esta nueva infraestructura correría a cargo de la propia APBC o bien requeriría la participación directa de los operadores que gestionan los tráficos de La Cabezuela.

Cierto es que La Cabezuela cuenta ya con zonas protegidas por pantallas antipolvo inauguradas, pero José Luis Blanco tiene ya en proyecto aumentar el número y la superficie cubierta por estas estructuras, y así su efectividad.

Sobre las barreras de gestión verde, está aún por definirse el proyecto al detalle puesto que se trata de plantar una barrera de árboles de crecimiento rápido que sirva de muro de contención del polvo en suspensión para que éste no llega a los convecinos.

Esta terminal cubierta, que contaría con unas tolvas ecológicas y unas cintas cerradas, fue presupuestada hace años en unos 25 millones de euros. Pero la crisis del ladrillo provocó la crisis del cemento y, con ello, la crisis del clínker, granel siempre señalado como el detonante de estas enfermedades respiratorias que podría estar padeciendo una parte de la población al otro lado del segundo puente.

Este sería un nuevo capítulo de la histórica cruzada que mantienen los vecinos de la barriada del Río San Pedro de Puerto Real, que estos días se mostraban especialmente preocupados a raíz de un informe hecho público por la Junta que aludía al alto número de enfermos de neumonía que se concentraban en la citada zona puertorrealeña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios