Anulada por irregularidades otra de las investigaciones de la Semilla

  • La Audiencia considera que el juez Marchena investigó en Sanlúcar un asunto que no le correspondía. Cuatro acusados de traficar con cocaína serán absueltos

La Audiencia Provincial de Cádiz dejó ayer tocado un nuevo juicio derivado de la Operación Semilla al anular la investigación que condujo al banquillo a cuatro acusados de vender cocaína. El tribunal, de la Sección Primera, admitió las alegaciones de las defensas y, al inicio de la vista oral, consideró que en la instrucción del procedimiento hubo irregularidades flagrantes. Los magistrados estiman que el juez de El Puerto Miguel Ángel López Marchena investigó en Sanlúcar un asunto que no le correspondía y puso así en tela de juicio la imparcialidad que debe acompañar a todo juez instructor. El juicio continuará hoy, pero con la principales pruebas anuladas, y también todas las derivadas de ellas, el asunto acabará con una probable sentencia absolutoria.

La Operación Semilla contra el narcotráfico fue lanzada en 2001 desde el Juzgado de Instrucción numero 3 de El Puerto por López Marchena. El magistrado partió de las declaraciones de un testigo protegido, Z., detenido durante una operación antidroga, e inició una amplia investigación que le llevó a detener a numerosas personas en la provincia de Cádiz. El juez partió de la idea de que todas ellas formaban parte de una única organización de narcotraficantes, algo que modificó posteriormente cuando la Audiencia, tras varios recursos de la Fiscalía, comenzó a cuestionar esa tesis y a enviar los asuntos a los Juzgados correspondientes.

El que ayer comenzó a ser juzgado, con un tribunal presidido por el presidente de la Audiencia, Lorenzo del Río, lleva camino de acabar como la mayoría de los asuntos de la Operación Semilla: con los procesados absueltos debido a irregularidades en la instrucción. En otros, junto con la intromisión del juez en territorio de otro Juzgado distinto al suyo, las irregularidades están también relacionadas con escuchas telefónicas insuficientemente motivadas. En el caso que ahora aborda la Audiencia no hay escuchas telefónicas, pero sí registros domiciliarios en los que la Policía halló cocaína e importantes cantidades de dinero en efectivo.

Con esos registros anulados, la fiscal Antidroga, Ana Villagómez, se ha quedado sin un apoyo crucial para su acusación. Hoy presentará su informe e intentará hacer valer contra los procesados una investigación patrimonial realizada por la Policía. Hoy declarará Z., el testigo protegido que le fue señalando al juez Marchena quiénes se dedicaban al tráfico de drogas y cuyo testimonio puso en marcha la Operación Semilla. La fiscal anunció ayer que recurrirá ante el Supremo una sentencia absolutoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios