Ahogados y desahogados

  • Jerez y Villamartín son dos polos opuestos: uno vive con el agua al cuello y el otro es el que más rápido paga a los proveedores

Ahogados y desahogados Ahogados y desahogados

Ahogados y desahogados

No hay alcalde que no diga que el pato de la crisis la están pagando los ayuntamientos, la administración más cercana y la que carga con la responsabilidad de solucionar los problemas inmediatos, sean o no sean de su competencia. Los recortes se han llevado por delante su autonomía económica en muchos casos y es cierto que en los años de las alegrías y de las expansiones urbanísticas los ayuntamientos fueron muy ricos y despilfarraron el dinero, hincharon sus plantillas hasta límites absurdos y se enfrascaron en proyectos que estaban por encima de sus posibilidades. Cada pueblo quería su teatro y su polideportivo y cada alcalde quería su sueldo de alto ejecutivo. Pero hay casos y casos.

Y el caso por definición es el de Jerez, siempre en las peores estadísticas de gestión económica de las corporaciones locales. Es uno de los ayuntamientos más endeudados de España. Al cierre de 2016 su pasivo superaba los 900 millones. También es el que más tarda en pagar a sus proveedores, con los que tiene pendientes 73 millones. De media un proveedor del Ayuntamiento de Jerez tiene que esperar casi un año para cobrar, sin contar las facturas por reconocer que aún están en el cajón.

El Ayuntamiento, aún hoy, se encuentra en una situación de quiebra técnica. Tal era su asfixia que malvendió la joya de la corona, el servicio de agua, por 80 millones para tapar agujerosFue uno de los pocos consistorios que ejecutó un expediente de regulación de empleo (ERE) para reducir gastos de personal echando a la calle a 260 trabajadores indefinidos y solicitó a Hacienda casi 400 millones para pagar facturas, una cuantía solo superada por Madrid. La 'hipoteca' fue un durísimo plan de ajuste, pero no está cumpliendo el plan de ahorro y el Ministerio ya ha advertido.

Ahora bien, la mejora de la recaudación, la suscripción de préstamos con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) a través de las líneas de apoyo habilitadas por Hacienda y el acceso a unas ayudas europeas a través del programa Edusi le están permitiendo al ejecutivo jerezano tener un cierto respiro en la tesorería y poder ejecutar obras. El año pasado pidió créditos al Estado por un importe que rondó los 50 millones, una cuantía que se destinó para pagar amortizaciones e intereses.

En torno al 34% del presupuesto se va en nóminas. El Ayuntamiento jerezano cuenta con una plantilla de 1.713 trabajadores, pero apenas tiene funcionarios . El grueso está conformado por laborales indefinidos, ya que lleva más de una década sin hacer una oferta pública de empleo y otros tres decenios sin hacer oposiciones, salvo policías locales.

Los funcionarios son 440 de los que 260 son policías locales mientras que hay 294 laborales fijos y 936 indefinidos. El gobierno local ha anunciado un plan de funcionarización para la plantilla que se prevé ejecutar entre este año y el próximo. El coste total de la nómina es de 4,2 millones de euros, más 1,4 millones encostes de cotización.

A esto hay que sumarle las empresas municipales. La principal es Comujesa, 100% municipal, que, para gestionar la explotación del servicio de autobuses urbanos, la ayuda a domicilio y el mantenimiento del alumbrado público, subrogó al personal que tenían las contratas propiciando que en la actualidad una plantilla que ronda las 700 personas y un coste en este capítulo que supera los 16 millones.

Estas cifras estratosféricas contrastan con las de un Ayuuntamiento mucho más modesto, Villamartín, que se encuentra en el otro lado del ranking. Con 91 trabajadores y una nómina de unos 150.000 euros, sus cuentas le permiten acceder a ayudas con los que montar diferentes programas (desde ludoteca a dependencia), en los que emplea a más de 200 personas. Utilizó el primer préstamo ICO, el de 2011, para pago de proveedores, para dejar limpio ese capítulo y ahora paga a los proveedores casi al momento, en dos semanas, 17 días para ser exactos. Al tener buena fama, las empresas están dispuestas a trabajar para este Consistorio por menos dinero. Es un modo de ahorro, aunque aquel crédito ICO hizo que su deuda a proveedores pasase a ser deuda viva (deuda bancaria). Al no estar intervenido no ha habido problema en actuar desahogadamente y lo cierto es que si en 2008 debía 276 euros por habitante, ahora debe 1.900 euros por habitante, lo que le sitúa en este ranking de relación deuda-población entre los diez más endeudados de la provincia.

El Ayuntamiento de la provincia con menos deuda es San Roque. que sólo debe dos euros por habitante. Entre los municipios de más de 40.000 habitantes, el más saneado es San Fernando, con poco más de 400 euros por habitante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios