La muestra 'Agustín Segura… Suma y sigue...' sigue abierta al público en el Museo de Chiclana

  • Incluida en el programa 'Contextos del Museo de Chiclana', podrá ser visitada hasta 25 de febrero

La Exposición 'Agustín Segura… Suma y sigue' continuará abierta al público en las instalaciones del Museo de Chiclana hasta el próximo 25 de febrero. Esta muestra está incluida en el programa expositivo 'Contextos del Museo de Chiclana' y, junto a los cuadros expuestos, completan la muestra unos libros de ilustraciones, realizados por el pintor. Hay que recordar que Agustín Segura estuvo estrechamente vinculado con Chiclana, por lo que esta muestra viene a completar el arte y parte de la historia de la ciudad.

Cabe destacar que, en 2005, tras negociaciones que arrancaron un par de años antes, el Ayuntamiento de Chiclana se hace con el grueso de esta muestra que ahora, ampliada se abre al público. A las siete piezas entonces adquiridas ('Autorretrato', 'Tres viejas', 'El abra', 'Presa', 'El padre Sancho', 'Rezando a San Antonio' y 'Moza con cántaro'), vienen a sumarse tres cuadros notables, como un 'Adán y Eva', cedido temporalmente por José Llamas, donde se hace realidad aquella afirmación suya de 1952.

También se suma un excelente Retrato de Isabel Enríquez de Rosillo realizado en 1941 y cedido este mismo año al Museo de la ciudad por Elena Rodríguez Marín, que llevan a recordar esa unión del pintor con su familia, unión que se encuentra en la raíz misma de su estrecha y entrañable relación con Chiclana. Además, la obra que remata es un Retrato de Gerardo López-Quesada, de excelente factura, obra de su hermano, el también reputado pintor Enrique Segura, adquirido recientemente por el Museo, y cuya oportuna presencia en esta exposición contribuirá a contextualizar a Segura.

Retratos y no solo retratos, sino pinturas de género también como el bodegón o el paisaje encuentran en esta muestra su espacio para dar una visión amplia del quehacer pictórico de Agustín Segura Iglesias, un quehacer donde se deja entrever la guía de aquellos tres maestros que a los diecisiete años halló para siempre en El Prado: Velázquez, Goya y Sorolla, así como el parentesco indudable respecto de Zuloaga o de un Gutiérrez Solana con el que compartió galardones en su día.

Además de las pinturas, la exposición contará con otras piezas complementarias, como libros ilustrados por él, a los que se unirán paneles y cartelas que se detienen en aspectos de su vida y su obra.

Nacido en Tarifa en 1900, Agustín Segura, de clara vocación artística y profesional de la pintura, realizó la mayor parte de su obra desde los años veinte hasta primeros de los setenta, en los que una rápida pérdida de visión le hizo abandonar su actividad quince años antes de su fallecimiento, acaecido en Madrid en 1988. Entre tanto tuvo una carrera brillante, que lo llevó a ser considerado, a mediados del siglo XX, uno de los grandes maestros del retrato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios