Absuelto el vigilante de un bar de El Puerto

  • La Audiencia cree que fue otro portero quien lesionó a una persona al negarle entrar al pub

La Audiencia Provincial de Cádiz ha absuelto al vigilante de un pub de El Puerto acusado de lesionar a una persona que pretendía entrar en el establecimiento. El fiscal solicitó tres años de prisión para el procesado pero la sentencia afirma que no hay prueba suficiente de que sea él quien golpeó a la víctima. El lesionado recibió varios puñetazos que le rompieron la mandíbula y varios dientes.

Los hechos sucedieron hace ocho años, sobre las tres y media de la madrugada del 4 de marzo de 2000, a las puertas del bar Zahara. La víctima y otras dos personas llegaron a ese establecimiento y el procesado, que estaba en la puerta como vigilante junto con dos compañeros, les dijo que no podían pasar. La sentencia explica en su apartado de hechos probados que los recién llegados insistieron en querer entrar en el bar y que entonces el procesado le dio un empujón a la víctima.

En ese momento, agrega la resolución, uno de los dos vigilantes que estaban junto al acusado le dio un puñetazo a un amigo del lesionado y el otro se dirigió hacia éste y le propinó varios puñetazos en la cara.

El tribunal anota que no hay duda alguna de que la víctima sufrió una agresión "salvaje" a la puerta del bar Zahara pero que no hay prueba suficiente acerca de la autoría. El procesado niega haber participado en la agresión, señala la sentencia, aunque la contempló y después, "demasiado tarde", ofreció datos muy difusos y poco definidos sobre quiénes la habían llevado a cabo.

La resolución argumenta que la propia víctima no dio una versión única y segura, ni siquiera en el juicio. "Empezó diciendo que no estaba seguro de si el acusado era quien le había pegado, luego afirmó que era quien le golpeó dos veces, que estaba seguro, y finalmente negó a la defensa que hubiese dicho en la puerta de la sala de vistas que si el procesado era el acusado debía pagar por lo que habían hecho", señala el tribunal.

La sentencia indica también que el testigo que recibió un puñetazo, primo del lesionado, no sabe quién le pegó a la víctima ni si había dos o más porteros y si todos ellos participaron en la agresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios