Abierta una investigación para esclarecer el incendio en La Zorrera

  • La Policía Judicial ha precintado el cuarto de la basura de la nave de congelados Amar, donde se produjo el fuego que ocasionó grandes daños materiales

La Policía Judicial ha abierto una investigación para esclarecer las causas que originaron el fuego en el cuarto de la basura del interior de la nave de manipulación y congelación de la empresa conileña Congelados Amar S.L., situada en la Avenida 1º de Mayo del polígono industrial La Zorrera. De momento, la policía ha precintado el cuarto en el que se encontraba el contenedor del que partieron supuestamente las llamas.

El fuego, que se produjo el pasado fin de semana y ocasionó graves daños materiales en sus instalaciones, se originaba en un contenedor ubicado en el cuarto destinado a la basura de la nave y de ahí se propagó hacia arriba originando una intensa humareda que complicó las labores de extinción. Afortunadamente no hubo que lamentar daños personales y los materiales, según confirmaron fuentes de la empresa, se limitaron al cuarto en el que se produjo el fuego, una de las salas de manipulación y uno de los paneles frontales de la zona de cubierta superior de la nave así como al pescado existente en una de las cámaras frigoríficas pequeña.

Pese a lo aparatoso del siniestro que provocó una intensa humareda y que puso en peligro la gran cantidad de cámaras frigoríficas, mercancía, flota de vehículos e infraestructura de la empresa dedicada a la distribución de alimentos congelados, se controló eficazmente la situación gracias a la rápida intervención del amplio dispositivo habilitado en el que participaron efectivos de la Policía local de Conil, Protección Civil, Guardia Civil y Consorcio Provincial de Bomberos, una ambulancia de DCCU así como del propio polígono a través de la entidad de conservación del mismo. Para la extinción del fuego se precisaron unos 7.000 litros de agua, según fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos, que empleó cinco vehículos en las labores: dos vehículos autobombas pesados, un vehículo de escala y dos vehículos de mando, desplazándose un equipo humano conformado por ocho bomberos.

El fuego se originaba en torno a las nueve y media de la noche y hasta las tres menos cuarto de la madrugada del sábado estuvo en activo el dispositivo enfriando y controlando la zona. Uno de los principales objetivos fue evitar la propagación de las llamas a un depósito de propano con capacidad de 5.000 litros existente en la parte superior de la nave. Afortunadamente se logró controlar la situación en torno a las doce y media de la noche.

Uno de los propietarios, Francisco Amar, agradecía ayer públicamente la colaboración de cuantos participaron en la extinción del incendio y aseguró que "las consecuencias podían haber sido peores, temimos que todo estaba perdido porque en un principio el humo impedía calibrar la situación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios