Las cuentas no salen en San Juan de Dios

La anulación de los Presupuestos Municipales supone un duro revés para la gestión económica del gobierno local

La sentencia del TSJA que anula los Presupuestos Municipales del Ayuntamiento de Cádiz -los únicos que se han aprobado esta legislatura y en solitario en junta de gobierno local, tras ser rechazados por la oposición en bloque- supone un duro revés para el equipo que lidera el alcalde, José María González. En primer lugar, porque cuestiona la capacidad de Podemos y Ganar Cádiz al frente de la gestión económica en San Juan de Dios. Y en paralelo, porque les deja sin la principal herramienta para impulsar sus ideas programáticas. El Alto Tribunal andaluz, como denunció en su día el PP, considera que la previsión del ingreso de 9,8 millones por la venta del hotel del Estadio Carranza estuvo "poco fundamentada", a la vez que critica que no se adoptaran medidas correctoras y que se hiciera caso omiso a los reparos de la Intervención. Todo esto se traduce en que, en la práctica, el TSJA obliga al Ayuntamiento a estimar ahora como los únicos presupuestos vigentes los que aprobara el PP allá en 2014.

A juicio del TSJA, las cuentas municipales denunciadas no se ajustan a derecho, entre otras razones, porque se dio por hecha la venta sin establecer limitaciones al gasto de dicho importe, en previsión de que no se vendiera el hotel, como finalmente sucedió. Precisamente, la reclamación de los populares se basó, en gran medida, en que se consignaron unos ingresos con una operación de compraventa inmobiliaria que nunca llegó a realizarse, lo que no impidió, pese a los reparos de la Intervención, que se siguiera ejecutando el gasto, ya que así lo decidió el gobierno municipal.

Como señaló el concejal de Hacienda, David Navarro, esta resolución judicial, al tratarse de unos presupuestos prorrogados, es más que posible que no afecte en gran medida a la economía municipal, al día a día de los capítulos de gastos de personal y bienes corrientes. Por tanto, sólo cabe exigir responsabilidades políticas, a priori. Pero aun así, habrá que comprobar hasta qué punto no se ha visto disparado el déficit al fracasar el Ayuntamiento en el intento por vender el local del estadio. En el caso de que se excediera por encima de lo permitido por el Ministerio de Hacienda, podrían llegar las penalizaciones, como las que ha sufrido, entre otros, el Ayuntamiento de Madrid. Todo ello no haría más que empañar la imagen de una Administración que, en primer lugar, ha de dar ejemplo de transparencia y eficacia a la hora de emplear los recursos de los ciudadanos conforme a la Ley.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios