DE TACÓN

Hugo / Vaca

El submarino, tocado

TODAS las derrotas son inoportunas, pero la producida ante un rival directo en la lucha por la permanencuia, ha sido el detonante para que salten todas las alarmas en el seno del Cádiz. Desde muchos sectores se reclama que los jugadores deben poner más de su parte en el campo, aunque creo que este equipo posee actitud, pero carece de la inteligencia necesaria para canalizar los esfuerzos que se realizan. Hay demasiadas urgencias por intentar dejar el partido cerrado en los primeros compases y muy pronto se recurre al juego directo en lugar de apostar por la elaboración que borre los esfuerzos inútiles que provocan un gran desgaste.

Posiblemente este sea el momento menos indicado para cargar las tintas sobre los jugadores, técnicos o directivos, pero no es menos cierto que la situación que atraviesa es simplemente el resultado de sus propios errores y de la falta de humildad necesaria para reconocer esas equivocaciones.

Aquellas decisiones que se tomaron en el mercado de invierno, pensando en lo económico por encima de lo deportivo, han traído unas consecuencias nefastas y aunque se ganaron algunos partidos, se destrozó la zona donde se genera fútbol al dejar marchar a los máximos exponentes: Lucas Lobos y Pavoni.

No es correcto culpar de la situación a todos, incluidos los aficionados y medios de comunicación, por parte de Antonio Muñoz, ya que ni unos ni otros toman las decisiones a adoptar, so pena que algún informador forme parte del consejo deportivo de la entidad. El submarino tiene la línea de flotación tocada, los Astilleros están muy cerca, pero por donde comienzan la reparación.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios