Los cinco sentidos

Juan / Antonio / Micó

Tengo una queja para usted

NO debe ser nada fácil para un ciudadano, ponerse enfrente de todo un presidente y hacerle una pregunta, como ocurrió en el programa 'Tengo una pregunta para usted'. La prueba es que muchos de ellos (ciudadanos andaluces) se ponían algo nerviosos. Alguno, hasta se inventaba palabras. Así por ejemplo, donde una señora tenía que decir "hacer hincapié" en tal o cual cuestión, decía "hacer sobrepié", bastante hizo la señora en cuestión con aguantar los nervios. El presidente Chaves domina a la perfección este tipo de desafíos, siempre tiene respuestas, para eso es político, y además bastante experto. En realidad, lo que se hicieron en ese programa no fueron preguntas, sino que se formularon 'quejas', todas ellas bastante razonables. Ese programa, a mi juicio, es una farsa, porque es un perfecto escaparate para hacer propaganda de un talante democrático del político que se ofrece a estas cuestiones. Hasta el presidente, como otros tantos candidatos que han aparecido por la caja tonta de la televisión, adopta, y está en su derecho, una cordialidad extrema para hablar cuando termine el programa de todo lo que sea necesario con quien sea, o dice, que en cuanto vaya a tal o cual pueblo va a llamarle para "quedar", "tomarnos un café" y "me cuenta su asunto". En fin, todo perfecto, lo dicho, un gran talante democrático.

Todo incuestionable si no fuera porque el lugar, la institución, donde los políticos tienen que responder a los ciudadanos es el parlamento, el Parlamento Andaluz. Y como muestra de la farsa, les recuerdo a ustedes, amigos lectores, el hecho de que en los tres años y pico que llevamos de legislatura en Andalucía, sólo cuatro de las 42 preguntas de iniciativa ciudadana registradas en el Parlamento Andaluz han sido asumidas por algún diputado y, de ésas cuatro, sólo dos han recibido contestación por parte del Consejo de Gobierno de la Junta. ¿A qué estamos jugando?. O sea, que donde tienen que hacer el trabajo los diputados y consejeros y presidente no lo hacen. Ahora, si me llevan a la tele, me maquillan y me preguntan, respondo. Eso se llama teatro y los ciudadanos andaluces necesitamos políticos comprometidos con sus votantes, no actores.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios