Calle Ancha

Alberto Ramos / Santana

¿La plaza del mar?

EN la última campaña política para las elecciones municipales, el candidato socialista Rafael Román presentó como proyecto estrella la que denominó Gran Plaza del Mar, un plan que consistía en la ampliación de los actuales jardines de Canalejas con la integración del muelle, tras suprimir la verja que lo separa de la ciudad. El proyecto del PSOE incluía, además de un gran espacio verde, un centro de ocio, la instalación de infraestructuras adecuadas para hostelería y la creación de 1.300 nuevas plazas de aparcamientos, que se sumarían a las actuales del aparcamiento subterráneo de Canalejas. En el proyecto se proponía también soterrar el tráfico rodado entre la plaza de Sevilla y la plaza de España, para que un gran espacio verde concluyera directamente, casi, en el cantil del muelle. Para demostrar la viabilidad de la idea se encomendó al arquitecto González Fustegueras un estudio urbanístico que planteaba la integración de 48.000 metros cuadrados del muelle en la ciudad, espacios topográficos habitables que rememorarían los baluartes de las murallas de Cádiz, espacios de ocio y cultura, y la inclusión de un tranvía recorriendo el perímetro de la ciudad. Y, todo ello, pensando en que ese gran espacio verde podría ser un elemento central en las conmemoraciones del Bicentenario de la Constitución de 1812.

La propuesta de Román fue rechazada por el gobierno municipal, y por quien, en esos momentos, era candidata a la reelección a la alcaldía, si bien el Partido Popular presentaba su propia propuesta sobre ese espacio, reducida a la ampliación del actual aparcamiento subterráneo, el derribo de la verja para unir la ciudad al puerto, pero con el mantenimiento del viario y del tráfico rodado separando Canalejas de los actuales terrenos portuarios: en la idea del PP, basta con poner más pasos de peatones y restringir la velocidad para integrar muelle y ciudad, mientras se rechaza con rotundidad la propuesta del tranvía.

Sin embargo, esta misma semana hemos conocido lo que su puede intuir como un cambio sustancial sobre el diseño de ese espacio urbano, aunque faltan muchos detalles técnicos para conocer qué se pretende hacer. No es, aparentemente, la plaza del Mar, pero entre la plaza de Sevilla y la plaza de España el gobierno municipal proyecta un espacio dedicado a 1812, para lo que ya se ha puesto en contacto con el Colegio de Arquitectos y la Academia de Bellas Artes, con la pretensión de que colaboren en el diseño de ese nuevo espacio unificado que se reservará para conmemorar el Bicentenario de la Pepa.

No es, por supuesto, la Gran Plaza del Mar que propusieron los otros, en particular Rafael Román, pero demos tiempo al tiempo, y, a lo mejor, a algún genio del diseño, ligado al PP, se le ocurre poner un tranvía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios