DIARIO DE PAQUILLO

Por Francisco Fernández Peláez · Marchador

Todo un metrosexual

AYER disfruté de mi primer día de descanso. Una jornada que resultó pasada por agua. Una de las cosas que más me gusta en estos días es, sin duda, el desayuno. Puedo dormir más de la cuenta y desayunar a mis anchas. Ayer cayeron algunas piezas de fruta, un zumo natural, mi tostada con aceite de oliva, algún dulce y un café con leche. Nos esperaba una jornada de playa muy intensa y teníamos que coger fuerzas. Nunca me imaginé que el agua del mar de Japón, mejor dicho, del Océano Pacífico, estaría templada, más bien tirando a caliente. Fuimos a dar un paseo en barco con los componentes del equipo irlandés y la verdad lo pasamos muy bien, desconectamos de la rutina diaria de entrenamiento. Por la tarde, regresamos al hotel Ichibata y disfrutamos del spa. La sauna y el jacuzzi relajan bastante la musculatura y me ayudan a recuperarme. Los centros de relax también son diferentes en Japón. En el país del orden y la limpieza, los spa están concebidos como centros de aseo. En ellos te entregan un kit personalizado de belleza compuesto por desodorantes, colonias, palillos de los oídos, máquinas (súper modernas) y cuchillas de afeitar. Vamos, que ayer por la tarde se puede decir que cumplimos el sueño de cualquier metrosexual, una jornada de belleza y relax en toda regla. Esta mañana me espera el último rodaje de 20 kilómetros antes de la carrera. Espero encontrarme bien, porque las sensaciones de hoy serán cruciales para afrontar con optimismo la recta final.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios