La cornucopia

Gonzalo Figueroa

La mentira

ACOSTUMBRADOS a que algunos políticos mientan, me ha parecido importante detenerme a criticar esa tendencia y así rendir un homenaje a la verdad.

Enfrentados a virtudes ancestrales, es bueno acudir a los clásicos, que aportan con meridiana claridad razones para respetarlas. Y recurro a Montaigne, que ya en 1580 desacreditaba en sus Ensayos a los mentirosos: "Estimo que damos de ordinario en castigar a los niños por errores inocentes, muy inoportunamente, y que los atormentamos por acciones temerarias que no dejan huella ni consecuencia. Sólo la mentira, y un poco por debajo de ella la obstinación, parécenme ser aquellos cuyo nacimiento y progreso deberíamos combatir encarecidamente" (Cátedra, 2005).

Invoco al sabio, inspirado por nuestra alcaldesa Martínez, que se refiere en este Diario a la plataforma de apoyo al presidente Zapatero como "La Turba Mentirosa", nombre que, según declara, le recuerdan esos versos de Góngora que hablan de una "infame turba de nocturnas aves/ gimiendo tristes y volando graves". Lo que no sé si sabe la edil es que ese par de versos corresponde a una de las magnas obras del citado poeta barroco, la "Fábula de Polifemo y Galatea", donde bellamente relata cómo el cíclope Polifemo, enfermo de celos por los correspondidos amores de aquélla con el hermoso Acis, mata al amante, al que los dioses transforman en un río caudaloso. Tampoco sé si sabe que don Luis de Góngora, ya maduro, en sus querellas poéticas con Lope de Vega, escribió estos otros versos que decían: "Patos de aguachirle castellana/ que de su rudo origen fácil riegaýpisad graznando la corriente cana/ del antiguo idioma, y, turba legaý ¿Huís? ¿No queréis vellos, / palustres aves? Vuestra vulgar pluma/ no borre, no, más charcos. ¡Zambullíos!"(Antología, Orbis-RBA.1982).

Obedeciendo a Montaigne, tengo el deber de advertir a la regidora que poco respaldo moral tiene para reclamarle a la turba socialista, ya que puedo enumerarle algunas afirmaciones que, obstinadamente, el PP sostiene sin ninguna prueba conocida: 1) los datos de delincuencia de Interior, son falsos; 2) hay que rebajar la edad penal a los 12 años para castigar sus delitos; 3) la represión al terrorismo etarra es débil; 4) la inmigración ilegal no se controla; 5) los inmigrantes legalizados son camareros chapuceros; 6) los obispos no apoyan al Partido Popular; 7) Andalucía es reina de subsidios; 8) critican la enseñanza del catalán, pero en Madrid lo imponený No hay más espacio para seguir. Sólo me pregunto ¿quién miente?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios