Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Cuchillo sin filo

Francisco Correal

Las hijas de Lunita Laredo

LA ciudad, el castillo (el impresionante Moorish Castle), las defensas y fortalezas y el puerto. Son las únicas cesiones de Gibraltar que España hacía al Reino Unido según el tratado de Utrecht de 1713. ¿Podría reivindicar el ministro Moratinos para España el título de Miss Universo conquistado para Gibraltar por Kaiane Aldorino en el concurso celebrado en Johannesburgo? ¿Deberían aparecer en la capital surafricana agentes de la Benemérita para requisarle el cetro de la belleza a la compatriota de Lunita Laredo? Lunita Laredo era la madre de Molly Bloom, la heroína onírica del último capítulo del Ulises de James Joyce.

Molly Bloom nace en Gibraltar el 8 de septiembre de 1870, hija de Lunita Laredo y del comandante Brian Tweedy. El monólogo más deslumbrante de la literatura universal es una apología de la belleza gibraltareña. No hay postal más bella de Andalucía, anímese el consejero de Turismo a enviar ejemplares del Ulises a los operadores turísticos, que esa descripción en la que hay un matador Gómez en la plaza de toros de La Línea, las viejas ventanas de las posadas de Ronda o "la noche que perdimos el barco en Algeciras".

"El Gibraltar de mi niñez", sueña y relata Molly Bloom, "cuando yo era una Flor de la montaña sí cuando me ponía la rosa en el pelo como hacían las muchachas andaluzas…". Una muchacha andaluza, si nos atenemos a la jurisprudencia joyceana, ha sido proclamada Miss Mundo en Suráfrica. Tan andaluza esta Kaiane Aldorino como Amparo Muñoz, Rocío Martín o Raquel Revuelta. Hay otra legitimación mucho más salvaje de la belleza gibraltareña, esa turbación morena que cantaban los Tres Suramericanos. En el especial de un periódico sobre libros de regalo venía una fotografía firmada por Eve Arnold, de la agencia Magnum. Una rubia imponente en traje de baño lee un libro en un parque infantil, sentada en una especie de columpio. El pie de foto sitúa la escena en Long Island (Nueva York), mes de junio de 1955. Es el Ulises de Joyce. La lectora es Marilyn Monroe. "… le apreté contra mí para que sintiera mis pechos todo perfume sí y su corazón parecía desbocado y sí dije sí quiero Sí". Así termina la novela en el ejemplar que me regaló su traductor, Francisco García Tortosa, rúbrica fechada el 11 de junio de 1999.

¿A quién pertenecen las aguas jurisdiccionales del Ulises? La hija de Lunita Laredo sería una aliada extraordinaria para el pleito de Moratinos. Debe ser el primer envite de Zapatero como presidente de turno de la Unión Europea. A ver qué ministra se coloca una flor de la montaña. Igual mi amigo Padilla, el librero, actor y dramaturgo, se cruzó estas últimas navidades con Miss Universo por las calles de Gibraltar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios