DOÑA CUARESMa

Al final, siempre gano yo

Menos mal que hoy se acaba el Carnaval. Cádiz vuelve a ser una ciudad normal, más o menos aseadita.

Ahora es cuando de verdad empieza mi reinado, cuando llega los aromas de incienso y azahar.

Ahora es cuando los carnavaleros se convierten en personas normales. Se quitan los disfraces y se ponen la equipación de cargaores.

Ahora los carnavaleros dejan las peñas y se van a las casas de hermandad, cambian erizos y ostiones por el pescaíto frito y en lugar de subirse a las bateas se inclinan en los reclinatorios.

Ahora cambian las letras groseras y procaces contra el Papa y se dan tres golpes de pecho por la Santa Iglesia Católica y Apostólica, por nuestro obispo Antonio...

Ahora dejan los romanceros los cartelones y toman Cruces de Guía, bacalaos y sine labes. Ahora ya no van a Pepi Mayo ni a Carnaval Cádiz sino a Orozco a encargarse el capirote y a la hermandad por la túnica.

No compran sillas para la cabalgata sino para la carrera oficial. Ahora todos somos buenos cristianos, honrados ciudadanos, no pecamos, no deseamos a la mujer del prójimo y se nos llena la boca diciendo ¡Al cielo con ella!

Ahora es cuando de verdad Cádiz se pone la careta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios