De tacón

Hugo / Vaca

Un filial desmantelado

LOS de Calderón deben pasar una complicada prueba en el Sánchez Pizjuán, aunque en esta ocasión se trate del segundo equipo. El técnico se ha visto privado de dos componentes de la plantilla los últimos días, dejando muy mermado de efectivos a la vanguardia amarilla. No es mala noticia que Calderón recurra a los jugadores del Cádiz B, lo malo es que no sea por los méritos que los jóvenes, sino por lo precariedad de la primera plantilla. La afición sigue respondiendo con su apoyo, pero a medida que transcurre el tiempo, comienza a impacientarse por la falta de respuesta desde el club. Un silencio que provoca malestar por no tener claro qué objetivos se persiguen. Se está a tiempo para luchar por los puestos de ascenso, aunque para ello hay que poner medios, o solo se pretende que sea un año de transición y se llegue al mes de junio en una zona intermedia de la tabla, para no pasar apuros con el descenso. Sigo insistiendo en lo inoportuno de la participación de un equipo filial en el Liga de Fútbol Profesional. Esto provoca que la competición esté en cierta manera adulterada. En esta ocasión el favorecido es el Cádiz, ya que tiene lesionado a Julián y no podrá jugar David Prieto por sanción, a lo que se añade al técnico sevillista Fermín Galeote, que tampoco podrá contar con el lateral izquierdo Crespo, que lleva un tiempo con el primer equipo, pero además ante las bajas de los africanos del primer equipo, Manolo Jiménez se llevó a Lolo y Juanjo, sin contar con el argentino Fazio, que ya está con la primera plantilla. Un rival que tiene añadido el morbo de ver al gaditano Pablo Sánchez con la camiseta del Sevilla Atlético, donde está siendo una de la referencias.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios