Su propio afán

enrique / garcía-máiquez

El disbusto de Pemán

JOSÉ María Pemán, como monárquico, lo vería natural. En un país donde no cabe el busto del rey, tampoco el suyo. Como católico, lo sentiría lógico. Un pleno del ayuntamiento que aparta el crucifijo, también tiene que apartarle a él. El escritor se apuntaría de mil amores (o, al menos, de mil honores) al desbustamiento (con sus ecos de decapitación simbólica) con tal de no dejar solo a su señor ni a su Señor. Por otra parte, nunca tuvo buenas relaciones con su alter ego petrificado. Cuando pusieron su efigie en el Parque Genovés dejó de pasar por allí. Si se paraba a contemplarse, parecía vanidoso. Si cruzaba sin mirar, desagradecido. ¡No había manera!

En cambio, el "Séneca", su inmortal personaje jerezano, sí anda disgustado:

-A don José le van a quitar el busto del Teatro Villamarta de Jerez y a mí me han caído la cara de vergüenza, porque es nuestro ayuntamiento. Que en el primer pleno ordinario, ¡en el primero!, la medida que tomen, ¡la medida!, sea retirar el busto de quien siempre habló bien y claro de Jerez, con un amor literalmente conyugal, da alipori.

Le preciso que también han tomado no sé qué medidas sobre la transparencia:

-¡Si transparentes ya son un rato…! ¡De lejos se les ve venir! Quien retira el busto de un escritor está deseando sacar sus libros de circulación, y en el fondo a sus lectores. Encima -añade recobrando el aplomo estoico, mientras se lía un cigarrillo (en los tiempos que corren, un cigarrillo, ¡qué valor!)-, son cortos de estrategia: si no hacen nada o poco, lo habrán subrayado con su urgencia de fuegos fatuos; y si hiciesen algo, lo emborronan empezando por esto. Para quitar el busto de un escritor, hay que ser más intelectual que él, para tener una autoridad con que juzgarlo; pero, como eso se antoja complicado, al menos hay que haber sido un político eficaz, y que la medida sea la guinda sectaria a una gestión seria, y no la pimienta negra al primer bocado…

Comprendí que el "Séneca" aún quería decirnos más y le urgí con la mirada.

-Y la oposición, qué ingenuidad proponer que pongan ellos los bustos que quieran, como si no hubiesen venido a quitarlos. La única reacción, tras el pasmo, es leer más a don José, que es lo que vale. Aunque -y le brillan al "Séneca", maliciosos, los ojillos- si el jerezano Dani Güiza, para ejercer o inaugurar su gaditanismo, fuese a su presentación en el Cádiz CF con una camiseta con el retrato de Pemán….

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios