LIBRE DIRECTO

José Pettenghi Lachambre

La desmemoria es un arma

LEs raro, pero las magdalenas con el tiempo se endurecen mientras que las galletas se ponen blandas ¿quién lo entiende? Yo no. Como tampoco entiendo la repentina nostalgia por Carlos Díaz, el anterior alcalde de esta ciudad. Sorpresa: Cádiz ha descongelado a Carlos Díaz. Muchos de aquellos -de los unos y de los otros- que hicieron esfuerzos, a veces miserables, por sepultarlo bajo una espesa capa de olvido, ahora son sus fervorosos admiradores. No sólo mordieron la mano sino que más tarde se quejaron de indigestión. Simples secuaces con intereses cochambrosos y miopes, que hoy le abren la puerta ceremoniosos. Las insidias, las verdades a medias, la deslealtad y la desmemoria interesada -de los unos y de los otros- apenas son ahora pelillos a la mar.

Este revival ha coincidido con el Carnaval. Pues bien, también aquellos que retorcieron sus rimas, haciendo encaje de bolillos con sus versos cursilones acusándolo -qué horror- de "sevillano", hoy babean ante su sucesora, que tampoco es de Cádiz y además vive en El Puerto. ¿Qué también la critican a ella? Cierto, en el colmo del desacato se meten con el tono -ja, ja, qué gracia- de su tinte capilar o se mofan -qué pedazo de letra comprometida- con algún defecto físico...

Los jóvenes que se acerquen -ya tienen valor- a las urnas municipales en 2011 apenas tendrán una vaga imagen de Carlos Díaz; como si se tratara de Palafox o Viriato. Apenas un par de topicazos: "una buena persona" o "un caballero". Claro que sí, pero también un alcalde, un buen alcalde. Sin aspavientos ni estridencias, hoy tan cotidianos. Y sin modos, digamos autoritarios, por usar una palabra distinguida.

¿Qué Carlos Díaz cometió errores? Pues claro, como cualquiera. Para no cometerlos sólo se necesita un buen aparato de propaganda y megafonía de tómbola.

En fin, tal vez todo este revival sea sólo una fastidiosa intromisión de la realidad en este Cádiz virtual en el que vivimos. O quizá se trate de un simple fallo de memoria de esta ciudad senil de jubilatas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios