Tribuna

Ignacio García / Parlamentario Andaluz De IU

¿Por qué no debe cerrar el IES La Paz?

EN abril se conoció la decisión de Educación de proceder al cierre del IES La Paz. Esta decisión - anunciada con frialdad como irreversible- se basa en una mera excusa, tiene causas reales y consecuencias importantes y, además, es una muestra de la incoherencia de la Junta en materia de política educativa. La excusa utilizada por la Junta es el escaso número de solicitudes de matrícula que ha recibido el instituto. Pero este escaso número tiene causas y responsables. Pensamos que la principal causa es la poca variedad de la oferta educativa del centro. Sólo se imparte ESO. Nada de ciclos formativos profesionales ni bachillerato. El PGS (Programa de Garantía Social) que se venía impartiendo se suprimió. Los estudiantes, al acabar la ESO, tendrán que ser baremados de nuevo y cambiar de centro: nuevo ambiente, nuevos compañeros... eso no hace atractivo un centro. Si hubiera una oferta más amplia, estamos seguros de que el IES La Paz habría tenido más solicitudes. La responsable de este cierre "programado" no es otra que la Consejería que, al estilo de cualquier multinacional (Delphi, Altadis, ¿Visteon?...) primero descapitaliza la planta y luego justifica el cierre.

Se pretende cerrar un centro que, a pesar de la desidia de la Junta, lleva adelante una gran labor educativa con programas voluntarios como el Plan de Apertura, Actividades Extraescolares, Deporte en la Escuela, Escuela Espacio de Paz, etc. Un centro que, además, se ubica en un barrio -La Paz- que, junto con su entorno, constituye una zona de Cádiz especialmente castigada por el paro, la emigración y que, en consecuencia, sufre altos niveles de desarticulación y exclusión social. Para combatir esto, en nada ayuda la pérdida de más equipamiento educativo. Un equipamiento llamado a ser aprovechado durante todo el día por la gente del barrio para ser un foco de cultura e integración social. En pocos años ya han cerrado otros dos, Carmen Jiménez y Eduardo Benot.

Y dejamos para el final la muestra de incoherencia que todo esto supone en relación con lo que la Junta anuncia que va a ser su política, con el fin de acometer la mejora de calidad que el sistema educativo público Andaluz tanto necesita. En su discurso de investidura, Chaves anunciaba que iba "a iniciar un proceso de reducción del número de alumnos por aula". A las primeras de cambio, en Cádiz se demuestra que esa promesa es sólo palabras. Cuando tiene la oportunidad de llevar a cabo la bajada de ratio y el avance hacia una educación personalizada (de lo que también habló), se cierra un centro y se sobrecarga de alumnos al IES Rafael Alberti. A las primeras de cambio, su credibilidad por los suelos. Y queda patente una nefasta gestión de la Consejería que, en la práctica, abandona los centros públicos descapitalizándolos - en beneficio de los privados con lo que cabe decir que, en Cádiz y en política educativa, hacen las mismas apuestas que la derecha política y social que representa el PP. Lo que está en juego no es solo el cierre de un instituto. Es la defensa de la educación pública y de la promoción e igualdad de todas las zonas y barrios de Cádiz. Por eso animamos a todos los colectivos sensibles y progresistas de Cádiz a que se incorporen a la valiente lucha que las madres (sobre todo) y padres del AMPA y los alumnos del IES La Paz llevan adelante. Por eso insistimos en que no se cierre el IES La Paz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios