El periscopio

León Lasa

El 'crowdfunding' del Culebra y el Cabeza

ES domingo. Es puente. Algunos incluso han cobrado un sueldo. Dejemos pues de lado los presagios negativos, las profecías oscuras y procuremos sonreír. Ya sabemos que las arcas publicas están caninas y que de aquí al 2013 tenemos que procurar reducir nuestro déficit al 3% a costa de bastantes privaciones (no exageremos con las lagrimas, la sangre y el sudor). Ojalá, por la cuenta que a todos nos trae, lo consigamos. Las subvenciones y demás ayudas, acabada la época de bonanza, son una especie en peligro de extinción. Más que el tigre siberiano. Quizá por ello, de un tiempo a esta parte, se ha puesto de modo una palabra en el mundo anglosajón: el crowdfunding.

Según la definición de la ubicua Wikipedia crowdfunding es la cooperación colectiva y voluntaria de gente que, a través de internet, pone en común esfuerzo y dinero para apoyar proyectos e iniciativas determinadas, en traducción libre del inglés. No sé si será casualidad, pero no existe la versión española. ¿Capitalismo popular? ¿Colectivismo aggiornado a los tiempos que corren? Qué más da. La imaginación al poder. Pero dejemos claro que estamos hablando de participaciones en un proyecto concreto que, de resultar exitoso, da y reparte sus beneficios.

La idea ha tenido éxito especialmente en el espectro audiovisual anglosajón y son varios los films que, en periodo de elaboración, han optado por esta manera de co-producción. Por ejemplo, A Swarm of Angels o Sita Sings the Blues. En el primero se planteaba la obtención de 1.400.000 euros en participaciones de 28 euros suscritas por unas 50.000 personas. En España también ha habido iniciativas como O Apostolo o Panzer Chocolate. Pero lo que realmente nos ha llamado a atención es que Culebra y Cabeza ("Esto ya no es lo que era"), o sus primos pijos el Rafi y el Fali ("Eso es así") hayan acudido al  muy cool concepto del crowdfunding para abordar la realización de la que promete ser una delirante película (entren en Google con "vamos a hacer la primera película financiada a través de facebook" y conocerán los detalles). Como dicen ellos: "Tenemos 30.000 seguidores en facebook. Si conseguimos que al menos 5.000 pongan 120 euros, con derecho a beneficio y camisetas y demás, reuniríamos los 500.000 euros que necesitamos". Con todas sus garantías legales, añaden. Si en su día nos tronchamos con los cortos, podríamos también apoyar el proyecto de forma egoísta: además de pasar un buen rato, la peli puede incluso que nos depare mayor rendimiento que seis acciones de Telefónica. Y son andaluces.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios