fútbol El San Fernando CD vence al Córdoba B (0-3)

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Las cosas claras

Queda el temor entre los constitucionalistas de que la "elasticidad" de Iceta le lleve a pactar con los independentistas

Los que pueden votar en las elecciones autonómicas de Cataluña el próximo 21 de diciembre, convocadas como consecuencia de la aplicación a esa autonomía del art. 155 de la Constitución, tienen que tener muy claro lo que harán con sus votos el partido al que voten. Porque lo han dicho todos los que se presentan, por activa y por pasiva. Así, si se trata de uno de los que llevan en su programa la independencia de Cataluña, que la proclamarían, sea de inmediato, o tras diálogo con el Gobierno. Las discrepancias son, por tanto, de matiz, pero está claro como el agua que la resolución de separarse de España en base a un "derecho a decidir" no le es aplicable a Cataluña, porque se reserva para situaciones coloniales y supuestos de ocupación militar o de apartheid. Puigdemont, desde Bruselas ha dicho que no quieren ni un nuevo Estatuto ni una reforma de la Constitución. En cuanto al diálogo con Madrid a lo que están dispuestos es a escuchar cualquier propuesta que se les haga, pero esto no supone que la aceptarían, porque como él dice, si el mensaje que sale de las urnas es "Cataluña república independiente", el Gobierno tiene que reconocerla, sin más.

Ya ven ustedes que no hubiera servido de nada, salvo para cabrear a las demás autonomías, concesiones de más competencias o de más dineros. Incluso si se hubiere cumplido con la promesa del ex presidente Zapatero de que se aprobaría el Estatut que viniere de Cataluña. En un periódico crítico con el Ejecutivo del PP, como es El País, en una editorial reciente escribía "que culpar al Gobierno por no prestarse a ese supuesto diálogo es una falsificación de la realidad. Rajoy no puede ni debe negociar nuestra Constitución", porque el "verdadero diálogo para Cataluña solo puede tener lugar una vez que se restaure el orden constitucional…".

Si los votos van a uno de los llamados partidos constitucionalistas, es claro que, de ganar estos, el Senado retiraría la aplicación del art. 155, volviendo así la autonomía plena de Cataluña. Queda el temor entre los constitucionalistas de que la "elasticidad" de Miguel Iceta, del PSC, que alaba JM. Marqués Perales, le lleve hasta pactar con los independentistas para conseguir ser presidente. Para el caso de que vuelvan a proclamar la independencia unilateral, porque la negociada con el Gobierno de Rajoy no es ni siquiera contemplable, la vicepresidenta del Gobierno ya ha anunciado que el Gobierno volverá a aplicar el art. 155 de la Constitución. Así que las cosas están más que claras, aunque lo estaban desde que Artur Mas, hace años, lo dijo en un Foro del Grupo Joly.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios