Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Tinta china

Enrique Alcina

El corazón del sargento Pepe

Ay, qué casualidad, ahora una campaña electoral. A su aire, Cádiz sigue burlándose de su destino incierto. Eternos candidatos a la gloria, los rapsodas populares de la libertad condicioná, se miran en el espejo cóncavo del deseo fugaz. Los viejos rockeros entonan el forever young con vehemencia y un corazón que se sale. En el club del Sargento Pepe se baila el oblada obladá, esto es Carnaval.

Casualidades de las coplas de autor. Martín y Santander coinciden en temática, aunque difieran en tonalidades y conclusiones. Pasodobles en primera persona, pasodobles a Barbate. Con música celestial. Antonio despliega su collage de personajes del Carnaval, cuatro décadas después de su bautizo carnavalesco y del Sargento Peppers de los Beatles … de Liverpool. Y otro tanto de los escarabajos de Villegas. Dignidad y generosidad. Rinde tributo a los más grandes del milagro de Cádiz. "Aquí, sin saber apenas música, inventaron el tres por cuatro de la libertad". Doce. Y suspira: "El día que yo me muera que nadie traiga flores, ni enciendan velas, y que nadie llore". Antonio pide un alegre pasacalles, nada de funerales. Un paseíto, al compás de la anda sonora de Cádiz, por la Caleta, la Viña y su calle San Vicente. Quiere irse en febrero, ojalá tarde mucho, y desea este epitafio: Un viñero que murió siendo coplero de Cádiz. Grande. Larga vida.

Manolito, en cambio, se pone farruco. Por algo será. "Últimamente ando molestando, así que vengo hecho un bicho guerrillero pa seguir cantando". La chirigota hechizada por los sones del Noly habla de síncopes sencillos y añejos, redobles marineros de nudillos, silencios elocuentes y avisos a navegantes. "El que quiera cargarse a este bicho lo tiene claro". Bicho bueno nunca muere.

Ambos dos, estandartes de la esencia de aquí, comparten coplas a Barbate. Martín sospecha que restan muchas lágrimas por derramar, anima al golpeado pueblo gaditano a resistir ante la adversidad y a poner límites a los miserables. Cantos de sirena, la pena negra, falsas promesas y muertos que nunca regresan de la tumba del Estrecho. Compromiso que también suscribe Santander con otro hermoso canto a Barbate. Poderoso caballero don dinero. "Hemos caído muy bajo. España llora la muerte de un futbolista o de un torero, forrados de millones, y ni se entera de que desde un andamio muere un obrero". Hay clases hasta pa morirse. Mientras, en Barbate el mar engulle a sus hijos sin que importe siquiera encontrarlos. "No somos nadie, y sin dinero mucho menos".

Pa quitarse las penas, unos cuplecitos sobre el Yellow Submarine, ya que estamos. Los bichos se hacen eco de las multas que impone el Nástic al público canutero. Tres mil duros por fly. "En Cádiz, en dos partidos se quita la deuda y terminamos con superávit". ¡Hachís! Qué constipao. Los del Morera abundan en la pasión cadista. Primero aluden a la estrafalaria celebración de los goles en el mediático fútbol de hoy. "En Cádiz todavía estamos esperando a ver qué hacemos". Y luego convidan a Antonio Muñoz a un concurso televisivo y el gachó, ná más llegar, se planta. Pa la buchaka, ío.

Otra letrilla de Martín con retranca viñera: "Los fachas están formando el taco porque el Gobierno está removiendo toa la mierda de tito Paco". Que retiren todos los símbolos franquistas, pero "a ver quién tiene huevos de quitarnos la paga del 18 de Julio". Antonio celebra en el popurrí, único en su especie, el homenaje que el gran Carapalo merece. Dedicado a su amigo. El legendario coplero puede hacer lo que le venga en gana.

Más que la literatura, en el cuarteto de Morera prima la interpretación, pero hay que tener arte y recursos lingüísticos para mantener la atención del personal. El amnésico, el flojo, el pelota de mierda y sus jefes, simplemente encandilan.

Qué decir del cómic cantado del Sherif, los reporteros gráficos que enfocan sus coplas a la incomparable luz de Cádiz y al parné que todo lo joroba. Preciosa letra. Pobres de solemnidad, ricos de espíritu. Millonarios de la soledad. Valen más que mil palabras estos kikis chirigoteros, que sacan a los chinos con los ojos abiertos e ironizan con los curas que no permiten fotos en las bodas, a no ser que …

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios