Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

El continente aislado

En la época de Gaspar Zarrías en el Consorcio del Bicentenario se presentó con todo boato en la Casa de América de Madrid el proyecto de Faro de las Libertades que se iba a llevar a cabo en el Castillo de San Sebastián. Entre otras iniciativas incluía la reconstrucción del Muelle del Socorro mediante la creación de un pantalán elevado y el dragado de una amplia zona de rocas para que pudieran llegar ferrys desde el puerto con destino a lo que iba a ser el recinto del propio Bicentenario durante todo el año 2012. Hubo una reacción ciudadana donde jugó un papel vital el añorado Emilio López Mompell que participó en algún debate sobre el tema junto con Javi Osuna y otros para solicitar que se descartase un proyecto tan agresivo y de tan escasa utilidad. Al poco Luis Pizarro se hizo cargo del Consorcio. Debió recordar el hoy diputado autonómico cómo en su etapa de concejal del Ayuntamiento de Cádiz había paralizado las obras del espigón de la Escuela de Náutica en La Caleta e incluso contrató a una empresa de voladuras que acabó con aquel armatoste. Al frente de esa empresa llegó a Cádiz un jefe al que le faltaba un brazo, lo que produjo cierta inquietud en la Corporación: ¿esto es seguro? se preguntaban los concejales. Pizarro decidió eliminar el nuevo muelle del Socorro, cosa que tendremos que agradecerle . En el mismo proyecto iba la ampliación del Paseo Fernando Quiñones, que consistía en colocar una losa de hormigón sobre el murete que protege este camino que lleva al Castillo de San Sebastián. No sé qué hubiera sido de aquello si se hubiera topado con Emma, esta borrasca que nos ataca desde hace días y que ha provocado el hundimiento del Puente Canal. Es posible que las losas de hormigón hubieran terminado en el Cabo San Vicente y todo el Paseo Fernando Quiñones en el fondo de La Caleta. También cabe pensar qué sería de aquel Faro de las Libertades aislado de la Trimilenaria como le ocurrió a Gran Bretaña en el famoso titular "Niebla en el canal. El Continente aislado". Ahora se ha quedado sin servicio el laboratorio de la UCA, única utilidad de todo el Castillo. También cabe pensar si se hubiera instalado allí el Centro de Arqueología Subacuática o ese fastuoso proyecto de Alberto Campo Baeza promovido con poca energía por Teófila Martínez. Lo único cierto es que ahora no tenemos Puente Canal y es un problema. Dos dudas me corroen: ¿desde dónde se va a tirar ahora Fermín Moral? y ¿sacará Francis Lucero a la Virgen de la Palma?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios