LÍNEA DE FONDO

J.M. Sánchez Reyes / Jmsanchezr@diariodecadiz.com

No habrá nada que celebrar

Al final del partido del domingo, si el equipo se salva, la afición debe mostrar su descontento

La afición del Cádiz tiene el domingo, si se dan las carambolas necesarias y el equipo se mantiene en Segunda, la oportunidad de demostrar su madurez y dejar atrás la memez del "resultado me da igual" y demás carajotadas que tanto daño nos han hecho. Está muy bien eso de montar un gran mosaico y de recibir al equipo con vítores. Y mucho mejor animar sin respiro durante todo el partido aunque se vean fases de juego deprimentes. Del minuto uno al noventa y pico no cabe otra que llevar al conjunto amarillo en volandas para salvar su prestigio y su historia. Pero una vez acabado el partido si se ha conseguido la salvación...

... es cuando la afición debe efectuar un ejercicio de dignidad y crítica. Mantenerse en Segunda con una plantilla que bien podría estar, como mínimo, en mitad de la tabla no es para celebrarlo. Sería indigno de esta hinchada llevar a cabo una manifestación de éxtasis que premie a quienes nos han llevado a esta situación. Ni que decir tiene que bañarse en una fuente será una soberana estupidez.

Lo más saludable sería mostrar el enfado acumulado a los jugadores y al palco. Eso sí, con absoluta corrección como corresponde a una hinchada elegante. Es la única manera que tiene hoy día una afición de expresar su opinión teniendo en cuenta que le es imposible quitar o poner al presidente desde que este tinglado lo cogieron las sociedades anónimas. No hay otra. Que el consejo de administración comprenda que la afición está viva y que debe ponerse las pilas para conseguir que miles de cadistas recuperen la ilusión de cara a la próxima temporada.

Y hablando de lo puramente futbolístico, sirvan estas líneas para felicitar a Ramón de Quintana, un profesional como la copa de un pino que tanto rendimiento ha dado a este club y que a pesar de verse desde hace un año con pie y medio fuera demostró el domingo su compromiso con una afición que nunca le olvidará. Que tenga usted suerte allá donde vaya.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios