LÍNEA DE FONDO

Fernando Baudet / Fbaudet@grupojoly.com

Se busca letrista

Lo fácil sería comparar el Cádiz con una chirigota del Concurso Oficial de Agrupaciones del Falla, así que...

Inmersos como estamos en pleno Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas o, lo que es lo mismo, en EL concurso, lo fácil sería hacer una comparación entre el Cádiz que el domingo saltó a las tablas del Ramón de Carranza y una chirigota llegada a Cádiz desde lejanas tierras para cantar con peculiar estilo y acento sus coplas al pueblo gaditano, en el casa de los ladrillos coloraos. Y eso voy a hacer, porque a veces lo más simple es lo más efectivo. Al lío.

El tipo del Cádiz el domingo -jugadores de fútbol con camisetas amarillas sin encajes de fantasía, calzones azules con publicidad al efecto y medias también azules con detalles amarillos- poco conseguido a tenor de lo demostrado en su actuación.

Una presentación prometedora, con los puntas Dani y Gastón Casas bastante activos, se diluyó en dos pasodobles sin gracia que provocó los primeros pitos y abucheos desde el paraíso, acompañados de pitos y cachondeíto durante los cuplés y un estribillo que huele a carnavales de anteriores temporadas. La caja por un lado, el bombo por el otro y, para colmo de males, rotura de una cuerda del guitarra Raúl López que no hacían presagiar una mejora en las letras y la música del popurrí, que se convirtió en un tormento para el patio de butacas.

El representante legal de la agrupación, entre bambalinas, miraba al suelo y al palco como pensando esto es lo que hay. En la grada, el pueblo sugería su propio estribillo de rima libre -¡Queremos fichajes!- mientras comprobaba como su chirigota -charanga, más bien- no sacaba más puntos que la comparsita llegada de Alicante y que recibía el apoyo del respetable en la retirada de sus dos voces más importantes.

Con la caída del telón, más pitos y miradas al palco, que pide un nuevo letrista, un tipo que sepa arrancar del público y del jurado una carcajada en el cuplé y un pellizquito en los pasodobles y, si es posible, que sepa jugar al FÚTBOL.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios