De tacón

Hugo Vaca

No hay que brindar excusas

El Cádiz actual no termina de funcionar. Primero por la cantidad de cambios realizados en la plantilla con García Remón, tras el cambio en la cúpula directiva. Más tarde con la destitución del técnico, posteriormente la dudosa huida silenciosa de Baldasano e Israel tras las gravísimas acusaciones de la irregularidades cometidas por Antonio Muñoz, finalizando con la ratificación como máximo responsable del equipo a Antonio Calderón. Todos estos contratiempos indiscutiblemente juegan un papel fundamental a la hora de realizar un trabajo ordenado y con aspiraciones a cumplir el objetivo marcado, el del ascenso. Los buenos entrenadores suelen ser muy meticulosos, son en algunos momentos catalogados de 'raros', pero todo buen técnico que se precie es muy celoso con los detalles que rodean a la plantilla. Están pendiente del mas mínimo detalle, para que a los profesionales no les falte nada; en lo económico, en las condiciones de trabajo, en el estado del terreno de juego, en los desplazamientos, en el material deportivo, en los servicios médicos... Todo esto tiene un claro objetivo, quitarle a los futbolistas las excusas, el que no se puedan quejar por nada concerniente a la realización efectiva de su trabajo y de esta manera exigirles a todos el cien por ciento de sus posibilidades. En el reciente pasado cuando se consiguieron éxitos que no estaban en los cálculos de los cadistas, en gran medida se lograron gracias a estos argumentos, incluso los propios consejeros y empleados del club entraban en esa dinámica de trabajo.

En los malos momentos se suelen buscar las responsabilidades y las culpas en los demás, la situación vivida ha brindado muchas de estas excusas, ya se ha enseñado el camino a seguir, aunque los necios tardan mas en aprender.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios