La AZOTEA de

Más allá del Falla

Uno se desconecta tanto en estas fechas que no sabe si Cádiz está bien, mal o regular. A los que estamos inmersos en esa bola de nieve carnavalesca de la que difícilmente se puede uno bajar nos cuesta entender que haya vida más allá del Falla y que existan ciudadanos a los que les resbale lo que acontece en el teatro de la plaza de Fragela. Afortunadamente hay gaditanos que aún se mantienen alejados de la contaminación propia que expele la fiesta gaditana y que amenaza cada año con embotar los sentidos y nublar las mentes de todos. Hay vida, y debe haberla, después del Carnaval. La ciudad sigue su andar diario, con sus achaques, sus esperanzas, sus lacras, sus sangrantes problemas. Mientras, para miles de personas vinculadas a este indescriptible veneno parece no existir más que el pasodoble de uno o el popurrí de otro. Y se equivocan. Cádiz es más que el COAC. Gracias a Dios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios