Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Viaje con nosotros

Un furor viajero para gozo de nuestras agencias de viaje que ya se nota en una mejora notable en la vida de Cádiz

Dijo Pío Baroja: el carlismo se cura leyendo y el nacionalismo viajando. Descartada la funesta manía de leer entre nuestros gobernantes (aparte del Marca y los libretos de carnaval) , han decidido ponerse a viajar de manera desaforada. Eso sí, a costa del dinero público. Tuviera que ver. Ese gran muñidor de metáforas presupuestarias (está en el horno, está armado) que es David Navarro viajó a Méjico o Cabo Verde, los asesores de Podemos viajan a Bruselas, Oviedo o Zaragoza, Barcia a Madrid para que revise su casa de Lavapiés, la concejala de ¿cultura? a Barcelona (al grito de : chavalas y chavales), el primer teniente de alcalde ha ido a Pontevedra para ver de primera mano (in situ gustan decir los cursis) cómo han peatonalizado su casco histórico. La Autoridad Portuaria lleva de excursión a concejales y miembros de la famosa comunidad portuaria a Málaga y Barcelona. La Diputación no iba a ser menos y manda a empleados y diputados que a viajar por el mundo acompañados de alguna directora de hotelitos de la ciudad y dirigentes de la Cámara de Comercio. Un furor viajero para gozo de nuestras agencias de viaje que nos hará más cosmopolitas y ya se nota en una mejora notable en la vida de Cádiz. Cabe suponer que si nuestros gobernantes conocen mundo y aplican las soluciones encontradas en otras ciudades, todo irá mejor, se acabará el paro, seremos más felices y observaremos la vida con otro punto de vista. El cosmopolitismo ha vuelto tras años de lucha contra el casticismo. Aquella frase de "viaja porque no es de Cádiz " ha caído en saco roto. Aquel pasodoble de Rosado y Gómez de para qué viajar si en Cádiz hay de todo ha dejado de tener vigencia. Eso sí, viajes pagados con cargo al presupuesto. Nadie en Cádiz había ido a Málaga y Barcelona por lo que se desconocía la solución dada a la relación puerto ciudad en esas ciudades. Menos mal que Pepe Blanco nos lleva de excursión. Martín Vila ha ampliado su viaje de luna de miel y ha ido a Pontevedra, ciudad famosa en el mundo por sus políticas de movilidad. Cualquier día piensa en visitar Amsterdam o Copenhague para trasladar a Cádiz sus carriles bici porque Sevilla está demasiado cerca. Si el concejal no va en persona no se podrá aplicar una política adecuada . Aquel camino que emprendió Teófila Martínez y sus concejales con motivo del 12, que continuó el Tío del Bigotillo con la Plataforma Logística, ha tenido continuidad en otras administraciones. El Cádiz cosmopolita ha vuelto, estamos de enhorabuena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios