Estas fechas que se acercan deberían traernos a cada uno de nosotros un fantasma de los que Charles Dickens plasmó en su 'Cuento de Navidad'. Que nos visitara, nos aterrorizara y nos llevara a ser testigos directos de momentos en los que este mismo año hemos metido la pata, hemos insultado, hemos ignorado a quienes lo pasan mal... Una visita al pasado y a nuestros errores no vendría nada mal. Porque todos hemos sido, unos más que otros, Mr. Scrooge. Algunos incluso más mezquinos y ruines que el viejo avaro de nombre Ebenezer. Que ese fantasma nos hiciera ver el daño que hemos infringido a quienes no lo merecían. Y que, además, nos mostrase en directo lo mal que lo está pasando mucha gente. Para que dejemos de quejarnos por pamplinas y de pelearnos por nimiedades. Y entendamos que la falta de respeto y de tolerancia nos está llevando a la deriva como sociedad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios