La AZOTEA de

José Antonio / López / Jalopez@ Diariodecadiz.com

Tardones por naturaleza

DA miedo comprobar que cada proyecto que se plantea en Cádiz tarda años, y no precisamente uno ni dos, en salir adelante. Hay instalada en esta ciudad una desidia que empieza por las autoridades y que finaliza en los propios ciudadanos, muchas veces incapaces de exigir a las administraciones que cumplan con sus proyectos y, sobre todo, que lo hagan en plazo. La Ciudad de la Justicia, el Pabellón del casco histórico, el derribo del cementerio y su conversión en zona verde, el parque del barrio de Astilleros o la ampliación del Museo de la plaza de Mina son sólo algunos ejemplos. Es como si el gaditano se hubiera acostumbrado a que los proyectos tarden años y años, mientras las autoridades se pelean o se culpan mutuamente de retrasos injustificados, y renunciara a exigir un mejor trato y una mayor celeridad en su culminación. Con razón no está terminada ni la Catedral.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios